La curiosidad del ser humano por el espacio exterior es algo inherente a la especie. Quien más quien menos ha soñado con viajar más allá de nuestro planeta y contemplar con sus propios ojos qué se cuece ahí fuera.

Ahora que hemos visto por primera vez un “agujero negro” y que además celebramos un día D bastante original: El Día Internacional de los Vuelos Espaciales Tripulados -coincidiendo con el primer vuelo del ruso Yuri Gagarin–  desde Más de Cultura nos preguntamos qué sucede en la mente de los artistas, en cuanto al espacio sideral se refiere.

Podríamos comenzar con la figura de Leonardo da Vinci. Aquel genio que se preguntaba, invariablemente, lo que ocurría en el interior de nuestro organismo o lo que sucedía en el firmamento. Su Códice Atlántico es una recopilación de sus observaciones, análisis y deducciones recogidas en documentos llenos de geniales dibujos que no descuidan las inquietudes espaciales.

Saltamos en el tiempo y llegamos a un fotógrafo contemporáneo, Wolfgang Tillmans. Sus pasiones circulan en su biografía como un anillo en Saturno. Mientras su infancia transcurrió en una evasión continua mirando hacia las estrellas con pasión astrónoma, su juventud se sumergió en la fiesta nocturna, el ácido y los after-hours.

Star Struck de Wolfgang Tillmans

Star Struck de Wolfgang Tillmans

Siempre con la cámara en mano y con la noche presente, en su madurez, vuelve a fijar su mirada en el cielo nocturno. Esta vez para fotografiar los fenómenos que ofrece la astronomía pero con una visión fragmentada, deconstruida y algo psicodélica. Famosa es su serie de estrellas lejanas captadas con un telescopio ultrasensible

El mundo alienígena y androide no podía pasar de largo por la imaginación de los artistas. Un ejemplo es el artista japonés Haijime Sorayama que esculpió a la androide de sus sueños, en una postura, digamos sugerente.

Androide de Haijime Sorayama

Androide de Haijime Sorayama

La arquitectura tampoco permanece impávida ante la posibilidad de habitar el espacio exterior, previo vuelo tripulado, obviamente. Una muestra la encontramos en los apartamentos lunares del estudio de Norman Foster, encargados por la Agencia Espacial Europea.

Y si aún no están preparados para un futuro tan probable, quizá deban realizar un simulacro de la mano de Team LAB, que a través de  efectos visuales de alta definición, les ofrecerá la sensación de que están flotando por el espacio.

Cold Light de Team Lab

Cold Light de Team Lab

¿Están preparados? El espacio les espera.