Está unos cuantos años lejos de ser millennial y no se considera nativa digital. Sin embargo, Amor DiBó tiene varios blogs, un canal de youtube, utiliza términos como nanotecnología, premiere o influencer. Le sacó partido al tiempo libre de su jubilación y conquistó el mundo de Internet a base de mostrar sus opiniones sobre la cultura.

Su motor: la curiosidad por la vida y las nuevas tecnologías, gracias a las cuales confiesa que no deja de aprender. Se toma un tiempo para responder a nuestra propia curiosidad sobre su dedicación y nos deja conocerla un poco mejor.

Para quién no te conozca, háblanos un poco de ti.

Jubilada, con tiempo libre, curiosidad por la vida y por las nuevas corrientes culturales, con los nietos lejos, los hijos a medio camino y el marido cerca.

¿Dónde comienza tu pasión por ofrecer contenido a través de Internet? ¿Recuerdas la primera publicación?

En mayo de 2008 inicié la publicación de Agoradeideas, en donde decidí poner una serie de comentarios personales sobre los temas que me interesaban en aquel momento: arte, nanotecnología, robótica, viajes, cine y comentarios sobre la vida diaria.

Amor DiBó, Amor DiBó, la jubilación también es una etapa para hacerse influencer

Ilustración de Alejandro Milà. Homenaje a Fargo

El primer post lo inaugure con una ilustración de mi hijo Alejandro Milà sobre la película Fargo. El 20 de Abril de 2008.

¿Cómo has aprendido desde que tienes el canal abierto?

Todo lo anterior, dio origen a unos vídeos en youtube sobre psicología y más tarde sobre cine ¿Aprender?… Aprendo cada día, a medida que voy analizando los temas y viendo las reacciones de las personas, sobre todo del lenguaje no verbal.

Los youtubers coinciden que lo peor de exponerse en internet son las críticas. ¿Cómo las manejas tú?

No hay problemas cuando las críticas se realizan con educación. Huyo de la vulgaridad y de la falta de respeto como de la peste. Incluso una crítica adversa puede tener razón y es un incentivo para la reflexión y la mejora.

No es el único blog que gestionas…¿Agoradeideas surge antes o después? 

Surge antes. Con el paso del tiempo, me he ido especializando en series de televisión en la web seriestvinfo que es visitada diariamente por varios miles de lectores y que ofrece todos los días alguna renovación.

En el blog vemos contenido de todo tipo, cine, literatura, viajes… ¿Cómo gestionas el contenido? ¿Qué es lo que más te apasiona?

Todo. Va por temporadas, la vida misma ofrece temas a diario. Semanalmente asisto a unas cuantas premieres de cine y conferencias sobre temas científicos.

En la actualidad, todo lo que tiene que ver con estos dos temas, especialmente, sobre robótica, el Trans-humanismo etc. lo sigo con particular interés.

Un contenido que hayas creado que recuerdes con especial cariño… ¿cuál sería y por qué?

Una teoría sobre el pintor norteamericano Edward Hopper. Lo recuerdo porque fue un verano de calor demoledor y me ayudó a soportarlo la pintura de Hopper, excepcionalmente refrescante. El artículo sigue teniendo, incluso hoy, miles de visitas.

¿Y el que más quebradero de cabeza te dio?

Alguna película colombiana que iba para el Oscar y que se quedó a medio camino, reaccionó malamente ante una de mis críticas.

«Yo sería partidaria de hablar de referentes, más que de influencers”

La he vuelto a releer y, como siempre, traté de ser bastante objetiva. La película era mediocre y la presión del marketing versus publicidad, intentó elevarla a un nivel que no tenía.

Para todo aquel que diga que las tecnologías son cosas de gente joven… ¿Qué les decimos?

Mi profesión me ha llevado a estar siempre conectada al ordenador desde los años 80 y procuro estar al tanto de las innovaciones tecnológicas que van apareciendo. A nivel de usuario, claro está.

No soy una “nativa digital”, pero si alguien que ha incorporado a su vida lo digital. Las tecnologías, tal como están hoy planteadas, son accesibles a todas las edades e, incluso, a todos los niveles de inteligencia.

Cuando no estás en Internet, ¿en qué ocupas el resto del tiempo?

De las 24 horas del día, no estaré más de tres navegando por Internet, una hora en la playa, ocho horas para dormir, dos para comer y descansar, dos más para ver la tele y estar al día de series y el resto yendo o viniendo a una premiere (resido a 50 kilómetros de Barcelona), tomar un café con los amigos o dedicarlo a la familia. Es una pena que los días no tengan más horas.

El mundo influencer… ¿crees que tiene fecha de caducidad?

Lo nuevo y estimulante de esta época es que todo aquel que quiera decir algo y tenga algo que decir, puede hacerlo.

Harina de otro costal es si lo que se dice es interesante o un simple intento de creerse importante y cultivar el ego más banal.

Yo sería partidaria de hablar de “referentes”, más que de “influencers”. El “influencer” es algo que está ligado a las últimas modas. El “referente” es universal y situado fuera del tiempo.

Nuestra revista se llama más de cultura. ¿Más de Cultura y menos de qué?

Desde los años 60, y gracias al intelectual francés Guy Debord, parece claro que vivimos en una “sociedad del espectáculo”: cualquier actividad está reducida a espectáculo. Dado que se está convirtiendo en algo extremo en nuestra sociedad.

Cultura implica “cultivo”, paciencia, tenacidad, empeño. El “espectáculo” es un show puntual, rápido y momentáneo.