Sólo tienen 5 canciones en Spotify. Suenan a indie, a tristeza nostálgica, a flamenco y rumba pero también a pop, incluso a rock. Un par de triunfitas les mencionan en redes sociales haciéndoles, sin buscarlo quizá, la mejor publicidad,  y graban covers cantando sus canciones en azoteas anónimas. Pero poco más se sabe de Guitarricadelafuente.

Es el alias, el alter ego de Álvaro Lafuente, y ya. Que su música es sentimiento, se aprecia cuando uno la escucha, con letras tan elaboradas que hace falta escuchar un par de veces para tratar de entenderlas. A golpe de guitarra y con una voz absolutamente característica, peculiar y bella, con métricas atípicas en ocasiones, para crear un sonido que se percibe nuevo.

Un mix de estilos de un artista, que también podría ser poeta y que tiene raíces aragonesas, que suena a Andalucía pero que reside en Valencia. Influencia de su pueblo, de su infancia en la que rodeado de músicos aprendió a entenderse y darse a entender con la música. A su guitarrica se une Jaime, que adereza las canciones con su percusión a la caja.

En su canción más conocida, Guantanamera, unifica su voz característica para contar una historia muy cubana, pero también muy aragonesa porque “en las cuevas de Cañart la vida es tan bonita, que parece de verdad”.

Acostumbrados a actuar en salas pequeñas por toda España, acaban de confirmar su presencia en el cartel de Conexión Valladolid Festival donde actuarán con artistas como: La M.O.D.A, Green Valley, Anni B Sweet, Kitai, Carmen Boza, Vila Chinaski, Vetusta Morla, Rozalén, Amaia, SFDK, Beret, Depedro, Carolina Durante y Ángel Stanich.

Aprendió a tocar de forma autodidacta y suele cantar canciones en castellano, inglés y francés. Para “volver a sus cabales” Álvaro no “pide de vuelta las llaves” en sus letras, porque hay que leerlas, además de escucharlas.