Fotografía: Serie “Camaron” de la artista Lita Cabellut

8 de abril es el elegido como el Día Internacional del Pueblo Gitano en honor al año 1971, cuando en Londres se instituyó la bandera y el himno de la comunidad.

La palabra gitano en la cultura suele llevar implícito el flamenco o el cante. Sin embargo, el arte gitano está presente en numerosas disciplinas. Hasta el 9 de abril, el Instituto de Cultura Gitana pretende que todo aquel que esté por Madrid, pueda maravillarse de este tipo de arte en CentroCentro, en Plaza de Cibeles nº1. Se trata de la exposición “Akathe te beshen sastipen thaj mestepen” (Aquí nos quedamos, salud y libertad, en su traducción al español).

La exposición aglutina una selección de pinturas y esculturas que también forman parte de la cultura española pero que a menudo no aparecen tan visibles en galerías de arte por tratarse de artistas de esta cultura. Arte gitano contemporáneo con un maestro de ceremonias especializado en arte producido por etnias gitanas como la Rom o la Sinti.

Damian Le Bas, Back To The Future! Safe European Home 1938, 2013. © Galerie Kai Dikhas y artista.

El comisario, Moritz Pankok, es también responsable del centro cultural berlinés Kai dikhas, único en el mundo especializado en este arte producido por etnias gitanas

Entre los artistas que cuentan con sus obras en este espacio, se encuentran nombres como Ceija Stojka, pintora austriaca romaní superviviente de los campos de concentración nazis, Damian Le Bas, Daniel Baker, Robert Gabris, Gérard Gartner y también resuena alguna representación española con Lita Cabellut, Manolo Gómez Romero, Gabi Jiménez, Lola Ferreruela o Juan Rafael Ferreruela. El caso especial es David Zafra, que no es gitano pero su arte se inspira directamente en la cultura gitana.

Un paseo por la historia gitana que transmiten la idiosincrasia de una cultura tan icónica para nuestro país. Una manera de expresar como este tipo de culturas siguen esforzándose por convivir en armonía con el resto. Es una minoría étnica, pero es la más grande de Europa, puesto que los datos recogen cifra de hasta 15 millones de europeos de raza gitana. De todos ellos los residentes en España forman la comunidad más grande.

Una raza que sigue luchando por quedarse, pero con salud y sobretodo libertad.