A poco más de una hora de Berlín, en una isla sobre el lago Gremmin, se alzan cinco gigantescas excavadoras de hierro y acero, junto a grúas de 30 metros de altura, que “trabajaron” sin descanso, el pasado siglo, desentrañando una mina de lignito. Ahora estos fantásticos colosos, ya “jubilados”, se han convertido en espectadores de lujo de uno de los lugares más especiales en los que se organizan conciertos, festivales, visitas guiadas, incluso ópera. Bienvenidos a Ferrópolis, “la ciudad del hierro”. Uno de los museos al aire libre más especiales del mundo.

museo, Monstruos de hierro que escuchan ópera

Cuando cesó la actividad industrial en esta isla, en la región alemana de Sajonia-Anhalt, fueron los propios trabajadores quienes quisieron conservar este legado de acero que, en total suma 70.000 toneladas de historia industrial. Junto a la Fundación Bauhaus Dessau reorganizaron el espacio para convertirlo en un magnífico anfiteatro cercado por las cinco excavadoras gigantes que ofrecen un aforo para 25.000 personas.

El homenaje al trabajo de estas cinco excavadoras es tal que incluso tienen nombre: Gemini, Mad Max, Medusa, Big Wheel y Mosquito son las gigantescas piezas de este increíble museo y las grandes “anfitrionas” que reciben a más de 150.000 visitantes y turistas a lo largo de año.

museo, Monstruos de hierro que escuchan ópera

Entre los eventos destacados, grandes espectáculos de ópera y rock como el Splash Festival o el Ferropolis in Flammen. Además del Melt!, uno de los festivales de verano más emblemáticos de Europa. Obviamente, el lugar es especialmente propicio para conciertos de heavy metal, Metallica ha estado allí, no podía ser de otra manera.

Estas propuestas junto a la exquisita organización alemana, con buses directos desde Berlín y otras ciudades europeas a la isla, se convierte en una cita altamente recomendable.

Si no están del todo convencidos, pueden verse tentados con otro dato de esta isla, ya que Ferrópolis también ofrece una exposición de huesos de dinosaurio de 120.000 años de antigüedad encontrados en 1987. Huesos y hierro les esperan, ¿quién da más?

www.ferropolis.de