No es casualidad que la Galería de los Uffizi sea la pinacoteca más visitada de Italia. Habita en Florencia, una de las ciudades más bellas del mundo cuyo centro histórico fue considerado Patrimonio de la Humanidad en 1982. Y por otro lado acoge en sus bellas estancias palaciegas, una de las colecciones de obras de arte más importante del mundo.

La construcción de los Uffizi -oficinas- se llevó a cabo a finales del siglo XVI para los magistrados que trabajaban para los Médici, poderosa Dinastía florentina que aprovechó algunas de los espacios del palacio para albergar parte de su extensa colección de arte. Con el paso de los siglos, ésta se convirtió en su feliz función final y en una parada imprescindible donde contemplar la belleza artística en su más amplia dimensión.

Difícil señalar cuáles son las obras más emblemáticas de este magnífico espacio, tanto por número de piezas como por sus autores: Miguel Ángel, Leonardo Da Vinci, Piero de la Francesca, Sandro Boticelli, Rafael, Tiziano…

Hacemos una propuesta de las cuatro imprescindibles con una recomendación, no se queden sólo en estas, piérdanse por el palacio, lleguen donde lleguen disfrutarán de la belleza. Lo único cuídense del famoso Síndrome de Stendhal, allí mismo se dio el primer caso conocido: en Florencia.

NACIMIENTO DE VENUS. Obra cumbre de Sandro Boticelli. Supuso todo un acto revolucionario del pintor al presentar un desnudo femenino y además aludir a un tema mitológico -no religioso, en pleno siglo XV. Básicamente se daba carpetazo a la oscuridad medieval y llegaba el brillo del Renacimiento.

VENUS DE URBINO. Realizada un siglo después por Tiziano. También Venus, también desnuda, pero esta vez, lejos de evocar una temática sobre la mitología, responde a un planteamiento absolutamente carnal. Acompañan a esta “Venus” unas flores como elemento erótico y un perrito símbolo de la fidelidad. Cuentan que Tiziano realizó esta obra maestra como homenaje a su mujer.

MEDUSA. Caravaggio también creó y vivió apasionadamente en el siglo XVI. Pintor de vida excesiva utilizó lo más radical de la mitología para representar sus propias pasiones. Parece que se basó en su propio rostro para crear los rasgos de Medusa. Imponente creación que pinta sobre un escudo -el mismo que, según la mitología, utilizó Perseo para decapitarla.

LA ANUNCIACIÓN. No podíamos dejar de señalar una de las obras de Leonardo Da Vinci. Obra de su juventud, se dice que la realizó con apenas 20 años. En esa época el genial artista trabajaba en el taller de Verrocchio y parece traslucir más el espíritu de éste taller que su estilo posterior, que marcará un antes y un después en la historia de la pintura. Sin embargo, obra maestra imprescindible viniendo de quien viene.

Cuatro obras universales tan imprescindibles como éstas otras:  La Primavera de Botticelli, El Tondo Doni -Sagrada Familia- de Miguel Ángel, Los Duques de Urbino de Piero de la Francesca o La Virgen del jilguero de Rafael… y tantas otras que palpitan en esta magnífica pinacoteca.

Aunque sí podemos apuntar algo incómodo en la visita a la Galería de los Uffizi y son las interminables colas de turistas que esperan turno para este disfrute. Sin embargo, desde aquí, para que la experiencia sea completamente satisfactoria les ofrecemos una opción excelente.

Desde Musement se puede previamente reservar y comprar la entrada online para una vez en la Galería Uffizi mostrar el cupón digital o impreso y sin más disfrutar del arte. Musement además, ofrece diferentes combinaciones: con o sin visita guiada, reservas para entradas en otros museos de Florencia o con tour añadido por la preciosa ciudad.

Disfruten de los Uffizzi, no hay excusas.