María Luque se dio cuenta, en el momento en que quiso dedicarse profesionalmente al arte, que el resultado de su trabajo no se debía a la intervención de las musas. Supo, en seguida, que las mejores obras surgían de la perseverancia y la tarea diaria, como le sucedía al resto de los mortales.

Por extensión, se puso a pensar en los grandes pintores de la historia y dedujo que, lejos de ser entes abstractos tocados por los dioses, fueron personas que trabajaron con ahínco y convicción hasta dar con la obra de arte que les satisfacía. Intrigada por el aspecto más mundano de artistas venerados, inició un recorrido por archivos y bibliotecas, se tragó todos los documentales disponibles sobre sus vidas y confirmó su hipótesis: los artistas llevaban adelante, como podían, su vida cotidiana.

Descubrió por ejemplo que Rembrandt era tan lento pintando que los modelos acaban huyendo, de ahí el porqué de realizar tanto autorretratos. O que Jackson Pollock tenía una excelente mano para la pastelería.

También supo que Leonora Carrington decía tener premoniciones cuando miraba a los ojos de un caballo o que El Greco contrataba músicos para amenizar el ambiente mientras cenaba.

Fascinada y divertida por el aspecto cotidiano de los genios, ha volcado breves historias ilustradas en su magnífico libro Noticias de pintores. Utilizando tan solo el rojo, el azul y el blanco, dota a su obra gráfica de un estilo fresco y muy personal.

Dice María Luque que tuvo mucho empeño en realizar un presentación paritaria de pintores y pintoras de todos los tiempos y que le supuso un trabajo extra, era difícil encontrar a pintoras de renombre. Pero lo consiguió. Como recompensa descubrió a artistas femeninas sobre las que nunca antes oyó hablar como la sueca Hilma af Klint.

Obra de Hilma af Klint. 1906

Obra de Hilma af Klint. 1906

María Luque ha conseguido que los genios tomen tierra y ésto la reconforta:

“No me gustaría que las obras fueran el resultado de la iluminación de una musa. Me gusta más el otro camino: mirar con paciencia, pensar, hacer y rehacer. Esperar algo mágico no es la respuesta”.

Noticias de pintores

María Luque

Editorial Sigilo