Si la definición de artista es la de quien, a partir de una inspiración madurada con el tiempo, y una técnica admirable, encuentra su lugar en el soporte más insospechado…entonces podemos decir que Sr.Momán es un artista completo.

Quizá lo que más llama la atención de su arte es dónde se ha visto de manera rotunda y a partir de ahí se la hecho visible al mundo: el lugar, las grandes paredes de un pequeño pueblo segoviano, Nava de la Asunción.

Él cuenta que convenció al hermano de su novia para que le dejar pintar uno de los muros de su casa. A partir de ese momento, Román Linacero no ha parado de dejar impresa su inspiración en todos los muros que le han ido dejando los vecinos del pueblo. Encantados con la nueva dimensión multicolor que iba cobrando el entorno, han dejado trabajar a Sr. Momán hasta convertirse en un lugar-museo donde reciben más visitantes que en toda su historia.

El arte de Sr. Momán es de grandes dimensiones, grandilocuente y con contenido. Incorpora crítica, a veces es mordaz y otras veces homenajea a grandes artistas que ha descubierto para muchos que, de otra manera, no hubieran conocido nunca.

Uno de sus grandes murales en Nava de la Asunción, titulado “Una pizca de tristeza” está dedicado por ejemplo a la artista Alyssa Monks: su arte está caracterizado por la melancolía de rostros que se reconocen a través de un cristal inundado de vapor.

Pena (penita, pena) de Sr. Momán

Pena (penita, pena) de Sr. Momán

También impresiona el dedicado al artista multidisciplinar Dorian Wood. Ocupando una inmensa pared, aparece la imagen del también inmenso artista que lleva aparejada una reconocible e inmensa admiración por parte de Sr. Momán.

A beautiful colossus

A beautiful colossus de Sr. Momán

Arte grande para un pequeño pueblo. Román Linacero ha sido valiente y arriesgado poniendo su arte al servicio de una pequeña población, porque podría haberle salido mal la jugada y tener que blanquear de nuevo las paredes. Entonces me da por pensar que quizá quienes han sido realmente valientes y generosos, han sido los vecinos del pequeño pueblo. Trascendiendo siglos de urbanismo rutinario, han aceptado la irrupción de un artista que, a cambio, les ha llenado las calles de color e inspiración.

Quizá la respuesta al insospechado de los vecinos, se encuentra en el mural pintado que encabeza el artículo que remite a “vivir en la casa que soñabas de pequeñ@”.

Más arte del Sr. Momán en su web:

srmoman.com