Aunque su nombre sea parecido al de un futbolista japonés, la especialidad del Tanaka Tatsuya @tanaka_tatsuya del que les vamos a hablar tiene que ver con los detalles. Este fotógrafo y escritor de 38 años se ha convertido en toda una eminencia en Internet por la web Miniature Calendar desde donde ha maravillado a todo el mundo con sus composiciones en miniatura.

Tanaka Tatsuya, Tanaka Tatsuya y el menos es más: el arte de lo cotidiano

Su técnica es similar al planteamiento de otros artistas como Chema Madoz, que juegan con las perspectivas para transformar los objetos cotidianos en algo diferente. Su experiencia en publicidad le ayuda a crear diseños de lo más originales partiendo de miniaturas.

Tanaka Tatsuya, Tanaka Tatsuya y el menos es más: el arte de lo cotidiano

El artista ha creado todo un universo de objetos cotidianos en el que el reto es conseguir no sorprenderse ante las inteligentes similitudes que le encuentra a la realidad que le rodea. Así, unas cápsulas para pastillas se convierten en lavadoras industriales, un termómetro en un tiburón o un violín en un Skatepark.

Tanaka Tatsuya, Tanaka Tatsuya y el menos es más: el arte de lo cotidiano

Su curioso juego le llevado a alcanzar la cima de los casi 2 millones de seguidores en Instagram y a organizar exposiciones por todo el mundo. Además de las fotografías, con unas simples animaciones similares a los gif, propone secuencias animadas de lo más divertidas, como este teclado de ordenador que se convierte en un escenario donde dos yudocas se baten en duelo.

En sus libros de fotografía juega con estas miniaturas como en Miniature Life Small Wonders. Se suma a otros artistas como Christopher Boffoli o Slinkachu. Este último recrea estos mundos en miniatura en las calles de Londres y después de hacer su fotografía los deja en la propia calle para que la gente pueda encontrarlos.

El resultado es un calendario como proyecto que realiza día a día desde hace 5 años. Un viaje por la multitud de diseños y opciones que nos harán sorprendernos al conocer este nuevo mundo. Y como dicen muchos que se han paseado por sus creaciones: quizá ya no vuelvan a ver del mismo modo el pan, los helados o el brócoli. Y por si alguno se está preguntando cómo lo hace: