Vítor Nieves

As Vendas da Capela, A Gudiña, Ourense. 1980

Comisario independiente especializado en fotografía, editor, gestor cultural y fotógrafo.

Actualmente Vítor es coordinador de la Lab_in Gallery de Vigo, responsable de su programación y gerente del Centro de Producción de Arte y profesor del módulo de Comisariado Fotográfico en el Máster de Fotografía Artística del Instituto de Produção Cultural e Imagem (IPCI) de Oporto. Pero estos datos se limitan a la actualidad más inmediata, ya que en su extenso y necesario currículum (en constante movimiento y perseverancia) cuenta con ser el creador del Premio Galicia Contemporánea, comisario del festival internacional de fotografía Outono Fotográfico y coordinador de la colección de libros de fotografía de la editorial Difusora, todo ello compaginado con lo anteriormente citado. Ha sido ponente en seminarios y workshops de fotografía, comisario de innumerables exposiciones y jurado en concursos, así como revisor de portfolios en varios festivales internacionales.

“Lobismuller” de Laia Abril en el Museo Municipal de Ourense. Exposición comisariada por Vítor Nieves. Foto de Soraya SVS.

“Território Expandido”, colectiva. Exposición comisariada por Vítor Nieves. En el Museu da Industria de Fortaleza (Brasil). Foto de Catrine Val.

¿Qué es el arte? Es una pregunta ambigua, de aparente simplicidad, y hasta en cierto momento puede resultar pretenciosa. Pero en MDC queremos mostraros la visón, tanto objetiva como subjetiva, de un comisario de arte como Vítor Nieves con una completa carrera profesional. Ante tal cuestión Vítor duda, pero sólo durante unos segundos.

“Ufff… lo primero que se me viene a la cabeza es parafrasear a Bécquer con aquélla pregunta sobre la poesía….Quizás el propio cuestionamiento sobre qué es haya sido un motor para el devenir de la historia del arte. Cientos de artistas han trabajado entorno a ese interrogante e incluso ha generado grandes movimientos artísticos, particularmente en las vanguardias y postvanguardias. No seré yo el que resuelva la duda que ha llenado miles de páginas de filosofía del arte. Quizás haya infinitas formas de entender el arte, tantas como artistas, tantas como espectadoras, y serían todas válidas. Para mi el arte es compromiso o no es. Debe ser comprometido con la actualidad, con la memoria.”

Hace varios años que conozco a Vítor, y creedme que es complicado pararlo en un discurso como este, ya que forma parte de sus pasiones más arraigadas. Pero pedirle una conclusión con falsa facilidad sobre este tema, sería un auténtico delito. Cuando entra en debate, es como si me contase un “microrelato”.

“No creo en el arte que es un puro ejercicio esteticista, y mucho menos en todo el engranaje capitalista que le rodea. Un sistema que ha generado un establishment (galeristas, directores de ferias y cuatro comisarias-estrella) que son capaces de elevar a la cumbre comercial del arte cualquier mierda con la que puedan sacar partido durante una semana y a la semana siguiente lapidan públicamente a la artista sin miramientos. Es increíble cómo muchos artistas entran en ese juego tan seductor pero también tan perjudicial para su propia carrera. Hoy muchas personas se gradúan en Bellas Artes con el objetivo de vender productos, objetivo que es más de un comerciante que de un artista”.

 

Exposición del Premio Galicia de Fotografía Contemporánea (Eva Díez y Jon Gorospe) en Afundación de Vigo, comisariada por Vítor Nieves.

“Del sentimiento de no estar del todo” de Tamara Wassaf. Exposición comisariada por Vítor Nieves. En el Espazo de Arte Roberto Verino. Foto de Soraya SVS.

Vítor no tiene ningún tapujo a la hora de expresarse. De una forma necesaria no es políticamente correcto. Una de las cosas que más me han llamado la atención, es que tanto a sí mismo, como en actos públicos, el trato siempre es exclusivamente en femenino. “Hace tiempo en el Outono Fotográfico, organizamos un debate sobre la visibilidad de las mujeres artistas. En el acto, además de autoras y autores, había programadores, comisarios, directores de centros de arte (casi todos hombres). En un momento del debate cuando se dieron porcentajes abrumadores del gran número de hombres que expusieran en los espacios de arte de referencia, uno de ellos, con la responsabilidad de programar, dijo que esos datos no eran reales, y que además, él no se fijaba en si eran hombres o mujeres, que escogía en base a la calidad, las mejores propuestas que le llegaban. Y aquí está el problema. Desconocer la realidad no te exime de responsabilidad. Una responsabilidad que se traduce en cifras, y que invisibiliza gran parte de lo que están haciendo artistas. Los concursos los ganan hombres y los espacios expositivos están llenos de artistas masculinos porque tradicionalmente los hombres somos educados para tener un rol más público”.

La conversación va por un camino, el cual a su vez está compuesto por pequeños atajos que nos llevan a otras cuestiones no menos importantes. Por eso quiero un final para este microrrelato transcribiendo uno de los principios básicos de su ocupación. “Mi trabajo, además de especializarse en fotografía contemporánea, se ha ido poco a poco centrando en la temática de género. No es fácil exponer, por ejemplo, artistas que que trabajen desde una perspectiva queer, o que centren su discurso en la reflexión sobre el género binario y la temática trans, ya me han censurado alguna exposición, pero ¿quién dijo que el arte era fácil?”.

Ante esta última cuestión que nos plantea, no tengo una contestación clara. Pero si es cierto algo…es que Vítor siempre nos acerca hacia el arte con mayor facilidad, aunque todo eso conlleve arañar opiniones y tabúes varios.