Conocer lo que habita en el interior de una mente enferma es algo que va más allá de un reto. Es necesaria una mirada ancha y generosa, desprejuiciada y curiosa, caracterizada por la pureza de lo infantil y por lo complejo de las contradicciones que implica un hecho como ese.

El silencio de Elvis es una obra de teatro escrita y dirigida por Sandra Ferrús, a partir de una vivencia cercana, que pone encima de las tablas los ángeles y demonios que batallan en una mente esquizofrénica.

Sin regodearse en su aspecto oscuro, más aún, llenando la escena de la alegría y la vitalidad de un chico que adora bailar y cantar y que afirma que lleva en su interior el alma de Elvis, nos asomaremos a la vida de Vicentín para cerciorarnos de cómo lo utilitario acaba con su candidez.

teatro, Abordar desde las tablas el laberinto de la locura

Porque el día a día de nuestra época -la obra está ambientada en plena crisis económica- no deja resquicio a ningún tipo de poesía. Así, mientras Vicentín disfruta adivinando qué van a decir las demás personas, su realidad circundante responderá convirtiendo este diálogo en un juego macabro.

Sandra Ferrús muestra los muros administrativos, el colapso sanitario, el papel de la Justicia, el rechazo social y por tanto la pesadilla de una familia que se enfrenta a una doble lucha. La que batalla dentro y fuera del hogar.

Pero la obra destila amor por encima de todo. Ante la frialdad institucional y la podredumbre de una sociedad que automáticamente estigmatiza al diferente, encontramos el amor incondicional de las personas que protegen y se dejan contagiar por la alegría de Vicentín.

Dice Sandra Ferrús: «Actualmente nuestro país atraviesa una crisis a todos los niveles, económica, social, de confianza, de valores… En estos momentos sufrir una enfermedad mental es doblemente una putada, con perdón por la expresión. De aquí nace mi necesidad de poner voz a estas personas y sus familiares. Poner voz desde el sitio que yo conozco: desde las tablas, el amor y la alegría. Sin mayor pretensión, lo único que me gustaría es que todos podamos conocer un poco más de cerca a estas personas».

 

El silencio de Elvis

Escrita y dirigida por Sandra Ferrús

Del 30 de enero al 10 de marzo 2019

Teatro Infanta Isabel. Madrid