Que todas somos un poco dramáticas e intensas en algún momento, no lo vamos a negar, que ahora existe el tema que nos representa, tampoco. Rigoberta Bandini ha revolucionado el mundo de la electrónica indie con «In Spain We Call It Soledad«. Pegadizo y motivador, sienta las bases de lo que pretende crear con su estilo. Detrás de la banda se encuentra Paula Ribó, que, dicho así, igual no les dice nada, pero ¿Qué dirían si les decimos que es la misma niña que a los 7 años cantaba la canción de la serie animada Caillou?

La artista catalana acaba de reinterpretar a Mocedades con su tema «Cuando tú nazcas» y aunque de momento quiere centrarse en el lanzamiento de singles, no descarta poder ofrecer un disco pronto. Nos tomamos un tiempo para hablar con la cantante de su inspiración y sus planes. Entre mamarracha y mocatriz, ella prefiere considerarse mamarracha.

In Spain we say «it’s amargura»
In Spain we say «ay, me desangro»
In Spain we say «qué coño hago»
In Spain we say «joder qué largo»
In Spain we call it soledad

Rigoberta Bandini

 

Tu música está muy basada en las tradiciones. ¿Tú eres muy tradicional?

Bueno, yo no me considero excesivamente tradicional pero es verdad que, a veces, mi música o la manera de expresarme es un poco anticuada. Mis referentes son Mocedades, Cecilia… también muchos otros que se me mezclan por el momento contemporáneo musical en el que estoy, que también me flipa.

Es verdad que esta mezcla hace que mi producto pueda tener algo tradicional, pero yo, personalmente, como Paula Ribó, no me considero super tradicional. Aunque tampoco me considero una súper moderna ¿Eh? Normal.

En tus canciones siempre hay un cambio de ritmo. ¿Esto es premeditado o sale así?

Eso es algo que creamos mucho en el estudio, pero es verdad que a mi me motiva mucho como espectadora. Estando al otro lado me emocionan mucho las canciones que, de repente, me sorprenden con un ritmo. Es como que te viene una ola. Es lo que intentamos con la producción.

No quiero que sea un ingrediente que siempre tenga que estar ahí porque no me quiero poner esa obligación. Pero sí que es verdad que hasta ahora en muchos de mis temas ha pasado y es un recurso que me gusta mucho.

El tema «Cuanto tú nazcas» habla de lo que vamos a dejar en este mundo. ¿Influye el ser madre?

Es verdad que al ser madre te preocupas muchísimo más del tipo de mundo en el que estás. Ya no por Covid. A mi me preocupa muchísimo más, por ejemplo, nuestra adicción con las redes sociales y con los teléfonos. Aparte de, obviamente, el mundo a nivel ecológico. Pero sobre todo a nivel psicológico me ralla mucho que la tendencia sea siempre hacia la pantalla y más ahora que ha pasado la pandemia y todo han sido videollamadas.

Tiene muchísimas ventajas la tecnología, pero sí que me da miedo porque veo a mi bebé y pienso que este niño ya se va a relacionar con el móvil. Y si yo ya me noto enganchada…Igual es un post-humanismo que aún no estoy preparada para asumir y simplemente tiene que ser así, pero me preocupa.

Quizá tú canción más conocida es ese «In spain we call it soledad» ¿De dónde surge?

Surge de un momento en el que hubo un cambio vital en mi vida después de una ruptura y, de alguna manera, tenía que enfrentarme a una soledad que desconocía. En momentos me encontraba patética. Es un homenaje a esa pequeña Bridget Jones que hay en mí. A esa parte de la soledad.

También pretende quitarle peso a ese tipo de situaciones. Es un «me muero» pero siempre viéndolo desde fuera, viendo que a todos nos pasa lo mismo y que hay que reírse también de eso.

¿Te imaginas un dúo con Mónica Naranjo después de este pequeño homenaje?

¡Ay, por favor! Me encantaría.

Rigoberta Bandini, Hablamos con Rigoberta Bandini sobre la reinvención musical del «Qué coño hago»

Has hablado de los referentes como Mocedades pero ¿Tú recuerdas ese primer momento en el que accediste a esa música?

Sí, recuerdo siempre en el coche con mis padres o en casa. Sobre todo en el coche mi padre nos ponía mucho Pic-nic, que es un grupo que es brutal, no está ni en Spotify. Pero me emocionaba muchísimo. Recuerdo también otros estilos de música muy de los 60-70. La recuerdo muy pequeña en verano, en el coche de mis padres. Recuerdo mirar por la ventana, porque yo siempre he sido muy intensa y siempre tenía las emociones muy a flor de piel. De repente lloraba…pensaba en el universo, la música… (risas).

¿Tenemos ya fecha para el disco?

Ahora mismo lo que estoy haciendo es trabajar en singles. Y voy a ir sacándolos a mi ritmo. Igual en un momento me canso de hacer singles y saco disco. Pero, de momento, lo que estoy haciendo es trabajar cada canción casi como si fuera un disco, porque es lo que me divierte y cómo nació este proyecto. Pero prometo que cuando tenga que haber disco también lo habrá.

Ha cambiado la industria musical ¿No? Ahora es más común este formato que sacar el disco completo.

Sí, es bastante agradecido. Como artista te permite explorar canción a canción. Porque un disco supone una inversión más grande de tiempo, de dinero… Si lo puedes ir haciendo a cuentagotas es más agradecido.

También es cierto que a mi me apetece plantearme un álbum porque el single responde a esta sociedad de la inmediatez que tenemos.  Todo tiene que ser rápido y en pequeñas dosis y por eso, éticamente hablando, no me interesa solo el mundo del single. Por eso, en algún momento, me apetecerá también centrarme y crear una pequeña dramaturgia. Encerrarme y crear una pieza de los temas que tengan que ser. Creo que cada cosa tiene su momento.

Has sido la voz de Mérida (Brave) o Caillou, ¿Hay alguna secuencia o anécdota que recuerdes de esa época?

Aquello me queda muy lejos. Sí que a veces me pongo la canción en Youtube que cantaba yo, porque aparte de doblar al personaje cantaba. Pero es que me hace mucha gracia porque soy muy pequeña, tengo 7 años.

¿Cómo se vive esto siendo tan pequeña?

Para mi era super normal, era como una actividad extraescolar y no le daba la importancia artística. Es muy anónimo. Si hubiera empezado a hacer películas y que la gente te empezase a conocer… pero como el doblaje es algo que te permite seguir en el anonimato estuvo guay porque yo me lo pasaba genial. De alguna manera estaba creando carrera sin ser muy consciente de que eso era importante. Entonces, fue guay.

Hace unos meses hablábamos con Paula Malia de The Mamzelles. Supongo que recuerdas esa época con mucho cariño. 

Muchísimo, Paula es una de mis mejores amigas. Hemos pasado muy buenos momentos juntas. The Mamzelles ha sido prácticamente toda la década de nuestros 20. Hicimos muchísimos conciertos por aquí por Cataluña. Fue muy guay.

Supongo que uno no abandona el espíritu de banda aunque haga un trabajo en solitario.

Claro, el espíritu siempre está y además yo ahora también voy con banda. Voy con mi pareja, con mis primos… Rigoberta Bandini somos una banda. El espíritu de banda sigue.

Rigoberta Bandini, Hablamos con Rigoberta Bandini sobre la reinvención musical del «Qué coño hago»

En tu caso ¿Te consideras más Mocatriz o más Mamarracha?

(Risas) Yo creo que soy más mamarracha. Porque Mocatriz… cantante y actriz, sí, pero modelo ya te digo yo que no. Realmente me considero más creadora que cantante.

¿Más de Cultura y menos de qué?

Y menos de fútbol. Pero me van a matar. Aunque hay gente que lo puede considerar cultura, no se, yo no.