Elisabet Benavent empezó como muchos autores escribiendo En los zapatos de Valeria en una plataforma online. El éxito entre sus lectores le llevó a convertirlo en una saga literaria y este 8 de mayo la historia se transforma al audiovisual en formato serie como Valeria, la adaptación de la saga que se podrá ver en Netflix. Paula Malia forma parte del reparto interpretando el personaje de Carmen.

Precisamente sobre el proceso de escritura versa Valeria, es la historia de una escritora en crisis, tanto por sus novelas como por su matrimonio con Adrián. Valeria y sus amigas están inmersas en un torbellino de emociones sobre amor, amistad, celos, infidelidad, dudas, desamores, secretos, trabajo, preocupaciones, alegrías y sueños sobre el futuro. Sobre cómo prepararse como actriz para interpretar un personaje que ya vive en una novela, hablamos con Paula Malia. Llegamos a ella gracias a Paula Jornet, que nos la recomienda.

Actriz y también cantante, la hemos visto en El crack, Citas, Gente que viene y bah o Benvinguts a la familia. Entre los primeros recuerdos relacionados con la interpretación, una historia que tiene que ver con su abuela…y unos pastorcillos.

Tu personaje es un poco desastre, no sé si te pareces mucho a él o has tenido que prepararlo más.

A ver, sí, yo te diría que me parezco más de lo que me gustaría (risas). Carmen, de entrada, es un poco insegura. Sobretodo en el terreno emocional y eso la lleva a ser la reina de los malentendidos, malinterpretar señales, ver cosas donde no las hay y complicarse la vida a ella misma.

Yo creo que a mi eso a veces también me pasa. Entrar en bucles y todo eso. Lo que pasa que a mi lo que me gusta mucho de Carmen, que lo encuentro muy bonito, es que tiene ese contraste de inseguridad en el terreno emocional pero luego en el terreno laboral es una persona súper segura de si misma. Y en eso sí que me gustaría parecerme más a ella.

Ahí está el poder de aprender de los personajes que uno interpreta.

Total. Cada vez que te metes en un personaje al final es una historia diferente y una parte tuya por explorar. Nunca dejas de ser tú quien está poniendo la voz y el cuerpo. Para mi es una cosa muy bonita de nuestro trabajo porque tú eres tu propio material de trabajo. No paras de aprender cosas sobre ti mismo y sobre lo que te rodea. Eso me parece muy guay.

¿Habías leído las novelas cuando llegaste a Valeria?

No las conocía. Sí conocía a Elísabet Benavent de Instagram, pero no conocía la saga de Valeria. Me di cuenta de que tenía un montón de amigas que eran súper fans de la saga. Entonces, durante el proceso de los castings, que fue largo porque es un proyecto grande, me leí el primer libro.

Me acuerdo mucho de que un día, en la fase final de los castings cuando ya me había terminado el primer libro, entré en la estación de tren a una tienda de libros y dije: «entro y si está el segundo libro de Valeria y me lo puedo comprar quiere decir que me van a coger». Y me lo compré. No se si es coincidencia o no. Pero el caso es que me cogieron.

Luego al final cuando me llegaron los guiones, es una adaptación de los libros. La esencia está pero hay cosas que cambian. Y para no hacerme un lío dije que lo pararía hasta ahora, que me estoy leyendo el segundo.

Es la segunda adaptación que haces porque Gente que viene y bah también lo era.

Si, me hace mucha ilusión porque luego en la estantería de mi casa tengo todos los libros. Me parece una responsabilidad enorme, eso también. Porque al final tú estás poniéndole cara y todo tu alma a un personaje que mucha gente se ha imaginado de una manera concreta. Y eso también da respeto. Pero encarnar a un personaje de un libro me parece súper divertido y me hace mucha ilusión.

¿Le apetecerá a la gente leerse el libro después de ver la serie?

¡A ver qué pasa! Como es una saga que tiene tantos lectores… Luego también Netflix llega a 190 países, que se dice rápido, y habrá muchos países a los que a lo mejor los libros no han llegado aún. Tengo muchas ganas de recibir el feedback.

¿Alguna pista para identificar tu secuencia preferida en Valeria?

¡Buena pregunta! Hay varias en el capítulo tres, pero el arranque del capítulo tres fue una de mis secuencias favoritas. Ya desde el inicio pero a la hora de rodarla fue súper divertido. La gente entenderá por qué cuando la vea.

Paula Malia, Paula Malia es Carmen en Valeria: «Tenemos la suerte de tener grandes referentes de la comedia»

01 Paula Malia. Fotografía: Alter Ego Talent House

¿Te sientes más cómoda en la comedia o simplemente es un registro que se te da bien?

Me siento muy cómoda, eso es verdad. Lo que tampoco quiero decir es que me sienta incómoda en el drama. Para nada.

Lo que sí que es una realidad es que los trabajos más grandes que he tenido en la industria audiovisual han sido en el género de la comedia. Es un género que me encanta y cuando está bien hecho creo que es una maravilla. Tenemos la suerte de tener grandes referentes de la comedia. Y series que se están haciendo ahora que me parecen una brutalidad. Como Fleabag o The Marvelous Mrs. Maisel. Me siento muy cómoda porque es un género que me gusta mucho consumir.

Estás aquí recomendada por Paula Jornet. Todo un honor ¿no?

Jo, es que la amo. Primero porque es muy amiga mía. Pero dejando todo lo sentimental aparte, para mi Paula es una artistaza de los pies a la cabeza. Tanto como actriz como música, compositora, cantante… soy muy fan. Ella ya lo sabe, me se todas sus canciones.

Hemos estado trabajando juntas en una obra de teatro que estuvimos haciendo en Barcelona y yo era muy pesada porque compartíamos camerino y todo el rato cantaba sus canciones. Pero es que me gusta mucho todo lo que hace.

¿Primer recuerdo relacionado con la interpretación?

No se si era consciente porque yo tardé mucho en decidirme. Me vino tarde el tomar la decisión. Fue cuando tuve que escoger una carrera y decidí que no quería hacer una convencional y dedicarme al arte dramático.

Pero el primer contacto fue por mi abuela. Ella siempre quiso ser actriz y al final, por circunstancias de su época, no pudo y hacía teatro en el centro católico de mi barrio. En Sants, en Barcelona.

Aquí por Navidad se hacen unas representaciones, unas obras de navidad que se llaman Els Pastorets y es como la historia del nacimiento de Jesús, un poco así… pero me acuerdo de vestirme de pastorcilla y estar allí viendo a la gente aplaudiendo, ver a la gente diciendo un texto, las luces… Recuerdo verlo con mucho respeto pero a la vez me fascinaba muchísimo ese mundo. Y eso que era un teatro super chiquitito con gente aficionada.

Luego hay otra parte de Paula Malia que es la música, por ejemplo el grupo The Mamzelles, ¿En qué cambias cuando estás haciendo música?

Al final sigues siendo tú el intérprete pero es como tocar diferentes teclas de un piano. Echo mucho de menos dar conciertos, nos lo pasábamos genial. Es otro tipo de espectáculo y funciona diferente. La música a mi me gusta mucho.

¿A lo mejor un papel que combine las dos cosas?

Ojalá, porque me encanta. De hecho, la obra que estábamos haciendo en Barcelona con Paula Jornet era una obra que tenía canciones y me encanta. Si tuviera que elegir me quedaría con la interpretación, porque creo que me he formado mucho mas a fondo en ello, pero si lo puedo combinar…

¿Y un registro que no hayas probado y te gustaría?

Pues mira, yo soy muy miedosa, no puedo ver pelis de miedo porque no me merece la pena, por muy buenas que sean.  Porque me dura meses lo de mirar debajo de la cama, el fondo del pasillo… Pero creo que a lo mejor como terapia de choque me vendría bien participar en una película de miedo.

Otra cosa que siempre he pensado que me encantaría hacer,y que es una pena porque normalmente no son papeles que nos den a las mujeres, son escenas de lucha, a caballo, escenas de acción. Me encantaría.

¿Continuamos con la cadena de talento? ¿Alguien en mente?

Te iba a recomendar a Diana Gómez ya para seguir con la cadena de Valeria. Ella sí que es Valeria y es una pedazo de actriz que ahora está trabajando muchísimo. Gran amiga y gran profesional.

¿Más de cultura y menos de qué?

Buf, a ver qué digo.

Nos han dicho de todo ¿eh? Por ejemplo, más de cultura y menos quinoa.

Pues ahora que lo dices, Más de Cultura y menos cilantro. Pero porque yo lo odio. Respeto que a mucha gente le encante pero yo no lo soporto.