Blue Rai, una película que cumple con su propósito de hacernos reír

“Se cumplen seis horas de la noticia que tiene conmocionado al país. Ocho rehenes, miles de seguidores en las redes sociales y una única petición: sólo quiere volver a ver a su chica”.

Esta sugerente premisa corresponde a la ópera prima dirigida por Pedro B. Abreu, de ESCAC Films dentro del proyecto Ópera Prima de ESCAC y distribuida en España por Begin Again Films, llega a las salas de cine el próximo 13 de abril. Una película que cumple perfectamente con su propósito: hacernos reír mientras comemos nuestras palomitas para evadirnos durante sus casi setenta minutos de metraje. Rai, protagonizado por Santi Bayón, ha de hacer todo lo posible por recuperar a su chica dejándose llevar por todas las situaciones que surgen a lo largo de la historia, que por increíble que nos parezcan, las disfrutamos con naturalidad y encanto. Todo el reparto juega sus roles perfectamente sin caer en los clichés del género de la comedia.

Es muy complicado empatizar ante las alocadas decisiones que toma un personaje como Rai, pero gracias a Santi Bayón y al ágil desarrollo del film tomamos como nuestra su historia y llegamos a querer a este tipo tan peculiar. Al final el espectador se siente como un rehén más de ese videoclub que aguarda a personajes de diferentes índoles muy bien creados y dirigidos (incluso nos gustaría saber aún más sobre sus vidas).

“Blue Rai” podría ser perfectamente una película que bebe de los mejores films del género de los años 90, siendo el “atraco” un lugar donde refugiarse de todo lo que está ocurriendo actualmente en el exterior. Cabe destacar el montaje de la película, ya que con sus flashbacks y su originalidad a la hora de presentarnos a todos los personajes, eleva esta historia al culmen de la carcajada. Digamos que “Blue Rai” es como una cocacola fría tras una larga caminata bajo el sol de verano, en definitiva, una rica y necesaria consumición para aliviarnos de cualquier sofoco por el que estemos pasando.

Aunque vaya directa a un público adolescente, cualquiera que se haya enamorado, quiera pasar un rato divertido y sienta nostalgia por las altas estanterías de los videoclubs…puede ser un rehén más con total libertad, ya que no querrán separarse de un treintañero tan divertido como Rai.

Es de agradecer que en tiempos que corren una película no sea tan políticamente correcta a la hora de crear sus diálogos y situaciones, por lo que no queremos perderle la pista a Pedro B. Abreu, el cual seguramente tendrá un merecido hueco en el actual panorama del cine español.

¿Lo peor?: Confundir Blue Rai, con Blue Ray. Rai no es un formato de disco, pero mola mucho.

¿Lo mejor?: Rai (Santi Bayón), y su amigo Pedro (Cristian Valencia). La aparición de los “youtubers” y ¿por qué no? la historia de amor que nos devuelve unas ganas locas de enamorarnos.

“Mi padre compró un ordenador en 1995. Yo solamente tenía 4 años. En sus brazos me enseñó a dibujar. Lo primero fue un círculo rojo. A partir de ese momento el mundo se hizo más creativo. Cuando empecé a ver el mundo con otros ojos, dibujar, bailar y escribir era la mejor manera de evadirme. Autodidacta, pragmático, crítico y señora. Antes de empezar ampliando mis estudios en el ámbito del diseño y la creatividad, tuve mi primer contacto con ellos en Bachiller Artístico, donde comencé a interesarme también por el mundo audiovisual. Aparte de comercio y marketing, he adquirido estudios de diseño gráfico y edición de vídeo. Admiro a la gente curiosa y los círculos rojos como comienzo de un todo. Nunca dejaré de crear”.

By |2018-04-19T14:07:33+00:00 11 abril, 2018|0 Comments

Leave A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.