Día Mundial de los Simpson ¿Qué fue antes, el donut o la manzana?

Para un fan de Los Simpson, no hace falta fijar un día en el calendario, puesto que cualquier estímulo vital encuentra su referencia en la serie. A saber, si un día va usted caminando y ve un melocotonero y le da por cantar “juego con mi melocotonero”, o si otro alguien pronuncia “nuclear” y le entra la risa pensando en “es nucelar, Lisa, nucelar”. Sin embargo, desde hace un tiempo el Día Mundial de Los Simpson si tiene fecha y se lo debemos, a un periodista.

Carlos Hergueta, de la agencia de comunicación PR Garage fue el primero en hacer una petición a través de Change.org para conseguir el día de su serie preferida. Se eligió el 19 de abril porque es el aniversario de la primera vez que aparecieron en televisión. En concreto, fue en el cortometraje “Good Night” donde la familia amarilla de Matt Groening se emitió por primera vez en el Show de Tracey Ullman. Desde entonces, 29 temporadas de una serie que ya ha hecho historia.

Si uno echa la vista atrás podrá observar cómo ha sido una serie que ha ido creciendo con los tiempos, con el lenguaje y con las generaciones. Aunque nunca se concibió para niños, lo cierto es que tanto el lenguaje como las tramas han evolucionado. Habrá quien se quede con los clásicos, y nuevas generaciones que se enganchen a los nuevos pero lo cierto es que lo que no se puede negar es la ristra de fans que ha conseguido aglutinar la serie. Esos, los que pagan millonadas por pasar unos días en los parques temáticos de los Simpson, han creado incluso museos sobre la serie. Como por ejemplo Sprayfield, en México, donde una propuesta lanzada en Facebook para remodelar los muros deteriorados de la ciudad, ha provocado que ahora formen parte de un museo del grafiti inspirado en Los Simpson.

Pero sin duda los detalles que más interesan a la comunidad fan de la serie son los que tienen que ver con teorías, conspiraciones y predicciones. Y es que con tantos años de experiencia, la serie ha sido capaz de predecir el futuro de una manera sorprendente. Como por ejemplo, la presidencia de Donald Trump, el premio Nobel de economía de Oliver Hart y Bengt Holström o sistemas de Apple como el autocorrector y el facetime. ¿Se inspiró entonces Apple en Los Simpson o fueron los Simpson los que se adelantaron al futuro? ¡Ay! Si Homer pudiera darse cuenta que hoy, #ComemeElDonut es tendencia.

Así, también encontramos otro tipo de detalles como el hecho de que todos los personajes tienen 4 dedos menos Dios y Jesucristo. Todos los apellidos son nombres de calles de las ciudades que conoce el creador como Lovejoy, Quimby o Flanders.  Elizabeth Taylor fue la encargada de poner voz a Maggie. Sí, a Maggie, que solo dice una palabra en toda la historia de los Simpson y fue en el año 1992. El resto, los sonidos que hace con el chupete los emitió el mismísimo Matt Groening. También ella es la que pasa por la caja en la intro de la serie y la cifra que vemos en la máquina (847,63) es exactamente lo que costaba mantener a un bebé en Estados Unidos en 1989, el año en que se estrenó la serie, si observan una intro de la temporada 20, comprobarán que esa cifra es ahora de 486,52 dólares, bastante menos.

Quizá, para un verdadero cinéfilo como los que leen y escriben esta revista, lo más divertido sea encontrar las casi 200 referencias cinéfilas que se encuentran dentro de los capítulos de Los Simpson. E.T, Casablanca, El Padrino, Solo en casa, El graduado, todas las de Hitchcock… las posibilidades son infinitas. ¿Hasta cuándo va a durar la fiebre de los Simpson? ¿Cuánto dinero pueden soportar los creadores? Solo nos queda decir que puede que “tengan todo el dinero del mundo, pero hay algo que nunca podrán comprar… un dinosaurio”.

Me encargo de la distribución cinematográfica en Begin Again Films y de la comunicación en Arte GB. Estudié Periodismo porque quería algo que me permitiera aprender y compartir lo aprendido; y Comunicación Audiovisual porque el cine es una buena manera de ilustrar la vida. Hace unos años fundé el programa de radio sobre cine “16 Novenos” con el objetivo de unificar ambos campos. Leo mucho, escribo menos de lo que me gustaría y siempre estoy en búsqueda de nuevos retos. Necesito la creatividad casi tanto como un café por las mañanas y no concibo ni el trabajo sin esfuerzo, ni el lenguaje sin ironía.
By |2018-04-19T08:59:09+00:00 19 abril, 2018|0 Comments

Leave A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.