Auto de los Inocentes. El primer texto castellano, considerado teatro, sube a las tablas.

La condición de refugiado, por sufrimiento, por situación de injusticia y por ser tema de lamentable actualidad, se está abordando desde el arte, en todas sus disciplinas con vocación de crítica y denuncia.

Es desolador comprobar que esta condición parece eterna. Por mucho que observes la historia, te alejes o acerques en los siglos, el drama del refugiado no acaba nunca.

José Carlos Plaza y Pedro Víllora
presentan ahora su propia mirada sobre esta cuestión humanitaria con “Auto de los inocentes”. Y lo hacen a partir del primer texto en castellano considerado históricamente como teatro. Una breve pieza medieval anónima titulada “Auto de los Reyes Magos”, escrita sobre el año 1180.

En ella ya se contiene lo anómalo, la injusticia, la desesperación, pero también la esperanza, incluso la ilusión de que algo bueno queda. En palabras de José Carlos Plaza: “Mantiene que sea cual sea la circunstancia existe la esperanza de alcanzar algo de respeto, de aliento o al menos de calor humano”.

Pero “Auto de los Inocentes” es algo más. Incluye pasajes de “La vida es sueño”, del “Auto del Hospital de los locos” de José de Valdivieso y del Romancero.

Sin embargo “Auto de los inocentes” no es un compendio de obras históricas fragmentadas, sino una obra original, contemporánea, contextualizada en un campo de refugiados del siglo XXI, donde no falta videocreación: pantallas en el escenario que dan cuenta de la barbarie actual, para que no olvidemos que el drama está a nuestro lado.

Por el escenario desfilan, como parte del sistema: un educador, un político, un médico y junto a ellos, los refugiados: huérfanos, niñas violadas, gente que tuvo un elevado nivel social o los que saltan la valla desesperados.

José Carlos Plaza
desafía al espectador a mirar de frente la realidad, que de tan repetitiva, ni siquiera es noticia. Pero “Auto de los inocentes” vuelve a reivindicarla como anormal, como fallo del sistema, como elemento anómalo dentro de nuestro día a día. Lo único es que no lo deja suspendido en la desesperación, porque deja claro que, incluso en el peor de los escenarios, la esperanza existe. Cómo se consigue… es lo que averiguarán en cuanto vean esta espléndida obra.

“Auto de los inocentes”
Dramaturgia. José Carlos Plaza y Pedro Víllora.
Dirección. José Carlos Plaza
Compañía Nacional de Teatro Clásico
Videocreación: Antonio Mateos y Viridiana Galindo.
Teatro de la Comedia. Madrid.
Hasta el 21 de octubre.

Atención porque habrá gira cuyo escenario será las principales catedrales de nuestro país.

Llevo la parte de prensa en ArteGB. Después de 15 años trabajando en este ámbito, las anécdotas se han ido acumulando y ahora tengo la ocasión de dejarlas expuestas como una especie de exorcismo que me haga caminar más ligera. Cuando cuento mis angustias profesionales, por muy rocambolescas que parezcan, es cierto, la vida del agente de prensa es así. Para alguien como yo que sufre hipocondría, los remedios que atenúan la tensioncilla que causa este trabajo son: la contemplación de elementos bellos, la búsqueda de la calma y la degustación de alguna que otra Hendricks, que últimamente disfruto especialmente después de una larga etapa de lactancia prolongada…
By |2018-10-09T10:50:50+00:00 9 octubre, 2018|0 Comments

Leave A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.