Ultramarinos de Lucas subió el telón en 1994. Los miembros de esta prestigiosa compañía tenían su objetivo tan claro, sus claves tan cuidadas, que cumplen 25 años de trayectoria y el reconocimiento no ha parado de darles la razón.

Buscaron un repertorio estable, una calidad exquisita en sus propuestas, quisieron llegar a todos los públicos.  Aportaron pasión, valentía y cierta imprudencia… Tuvieron como meta que el teatro entrara en las aulas…y lo consiguieron, todo y con nota. A parte de que siguen adelante un cuarto de siglo después. En su mochila particular, la formación de sus miembros en La École International Lecoq de París o en el Teatro de la Abadía en Madrid.

Entremedias aplausos del público y la crítica y un Premio Nacional de Artes Escénicas como punto cumbre, otorgado en 1994.

Ahora es momento de celebrarlo, para ello la Sala Cuarta Pared ha programado tres piezas teatrales propuestas por Ultramarinos de Lucas con toda la personalidad que caracteriza a la compañía.

Nada, basada en la novela de Janne Teller. Contiene todo lo nihilista y pasional que puede llegar a ser un grupo de adolescentes preguntándose por el sentido de la vida. El mensaje es tan rotundo que la novela fue prohibida en Dinamarca por considerar que podía empujar al suicidio, curiosamente después la situación dió un giro completo y entró incluso en los planes de estudios de varios países europeos.

Las otras dos obras propuestas por Ultramarinos de Lucas para celebrar su cuarto de siglo de existencia, componen una sesión contínua de Shakespeare: Romeo y Julieta y El Rey Lear.

Ultramarinos de Lucas, Ultramarinos de Lucas. Un grupo de imprudentes que triunfa en las tablas.

Ahí es nada. Aquí tienen a Ultramarinos de Lucas, en plena forma, 25 años después, celebrándolo como ellos saben. Quizá porque, como dije al principio, las cosas las tienen bastante claras:

«Somos un grupo de imprudentes que persistimos al cabo de los años, empeñados en hacer teatro como lo hacíamos cuando empezamos: sin prejuicios, con entusiasmo, con pasión, trabajando juntos, aprendiendo juntos, disfrutando y sufriendo juntos. Insistimos en hacer lo único que sabemos: jugar». 

Ultramarinos de Lucas

Nada

Romeo&Juliet

El Rey Lear

Del 6 al 22 de junio, de jueves a sábados

en Sala Cuarta Pared. C/ Ercilla, 17. Madrid