María Gracia y Mario García son españoles, pero desde hace años viven y trabajan en Holanda. María es guía Montessori y en su afán por defender este tipo de educación basada en el aprendizaje activo y en poner énfasis en la actividad dirigida por el niño, educa así a sus dos pequeñas. Con este espíritu surge Woodvibes (@woodvibess), una iniciativa por la cual, la destreza con la madera de Mario se une a las habilidades artísticas de María para crear juguetes naturales con los que tanto sus hijas, como otros niños, pueden desarrollar sus capacidades cognitivas jugando.

Hablamos con María de los orígenes de este proyecto tan personal que cada vez está siendo más interesante para otros padres y que busca extenderse a través de Internet y las redes sociales.

¿De dónde surge este proyecto?

Y soy guía Montessori. Trabajo aquí en Holanda en un colegio Montessori. Mis niñas también van a ese colegio. Toda nuestra vida está un poco enfocada en este tipo de educación, o filosofía, como lo quieras ver.

A mi marido le gusta mucho trabajar con la madera, entonces quiso hacerle unos juguetes a las niñas. A la mayor, a Allegra, le hizo un puzzle, a la pequeña un material educativo. Como quedó muy chulo y los amigos venían a casa y nos felicitaban, dijimos: ¿por qué no ampliamos esto un poco?

Así empezamos a darle vueltas a tipos diferente de maderas, hicimos mil puzzles diferentes, hasta que encontramos uno que nos gustaba bastante y con las herramientas conseguimos hacer unos puzzles muy chulos y empezar a venderlos.

Creamos el Instagram y estamos intentando moverlo. Lo hacemos todo nosotros. El trabajo nos quita mucho tiempo, por eso vamos poco a poco, pero nos motiva mucho, sobre todo que a la gente le esté gustando.

¿Lo notáis también en vuestras hijas y en su aprendizaje?

Claro, sobretodo que se tiran siempre un buen rato con el material. Eso ya es un indicio de que están aprendiendo algo con los materiales.

Woodvibes, Woodvibes, madera y diseño para desarrollar la educación de los más pequeños

¿Cómo hacéis la producción de los diseños?

Copiamos el concepto de otras marcas de juguetes de madera. Como por ejemplo utilizar pintura que los bebés se pueden meter a la boca y no pasa absolutamente nada.

Mario lleva el tema de cortar, lijar, pegar…etc. Y yo llevo el tema del diseño, entre los dos decidimos si nos gusta o no. A mi me gusta mucho pintar y dibujar y por eso lo disfruto mucho.

Cuando él lo ha cortado y pegado, yo le doy la capa de color, la cera de abeja, se queda muy suave y huele muy bien. Por eso es muy atractivo.

¿Qué te gustaría implementar con el tiempo en Woodvibes?

Los puzzles que hemos hecho hasta el momento son para niños de aproximadamente dos años, pero estamos trabajando en un tipo que es para niños más mayores.

Es mucho más difícil tanto la manipulación como el concepto. Son muchas piezas y a la hora de unirlo el niño desarrolla también su mente matemática. Son piezas proporcionales. Queremos ir en ese sentido para que el niño no solamente juegue sino que le proporcione un aprendizaje.

¿Es importante centrarse en crear elementos especiales para la infancia basados en lo natural?

Sí, nosotros en casa no usamos juguetes de plástico. Lo tenemos prohibido. Si entras a un aula de un colegio Montessori o de cualquier tipo de metodología que siga estos principios naturales no encuentras ni juguetes de plástico, ni con luces, ni con música. Todo es madera que el niño pueda manipular y que le deje lugar a la imaginación.

Por eso muchas veces los padres dicen: «uy mira le he comprado un regalo y al final ha estado jugando con la caja«. Es por eso, porque la caja le deja imaginar y crear un mundo de imaginación muy bonito. Sin embargo, muchas veces, en los juguetes que hoy en día se venden en las tiendas está ya todo hecho y al tercer día el niño se aburre.

Woodvibes crece por Internet ¿Pensáis en la protección de los más pequeños en Internet?

Eso va muy relacionado con el tipo de escuela donde nos movemos nosotros. Es cierto que la educación Montessori está en Holanda, pero en España está todavía creciendo.

Aquí pueden cursar la primaria en este tipo de escuelas pero luego cuando pasan esa fase ya se enfrentan a otro tipo de educación y materiales.

Pero yo siempre digo lo mismo cuando me preguntan sobre lo que pasa después: cuando el niño tiene una educación en primaria donde ha creado un ser interno tan potente lo que se va a encontrar después de esa etapa lo va a asimilar fácilmente porque lo que va a tener el niño son más herramientas para aceptarlo y discriminar lo que quiere y lo que no quiere.

Si que es cierto que ahora mismo este tipo de educación está muy de moda. Te metes en Internet y está lleno. Yo he llegado a ver en las tiendas cuadernillos tipo Rubio que te ponen que son Montessori y me echo las manos a la cabeza porque es imposible que un material Montessori sea un libro donde el niño escribe algo mecánicamente.

Por eso se distorsiona mucho. Por otro lado, yo también doy asesoramiento y me preocupo de que la persona que me va a comprar un juguete o un material también se informe un poco. Que no solamente se centre en el juguete sino que entienda también la ideología que lo envuelve.

¿Qué hace María cuando no está creando?

Lo que me apasiona es la pintura y la familia. Es cierto que la familia me quita mucho tiempo. Parte de ese tiempo es placentero y parte es ese estrés como madre de cuidar de la casa y las niñas.

Le estamos dedicando mucho tiempo a esto porque todavía estoy de baja con el bebé en casa. Una vez que ya me incorpore al trabajo me imagino que le podré dedicar menos tiempo, pero lo encontraremos de la manera que sea posible. Es algo que nos ilusiona mucho y vemos a los niños que lo disfrutan y también a nuestras propias hijas.

¿Más de cultura y menos de qué?

Y menos de tecnología.