¿Qué tendrán las verbenas y las fiestas que nos vuelven locos? Ponte en situación, agosto, plaza del pueblo (o del barrio). Una marea humana se mueve a un ritmo acompasado, probablemente ridículo, en el que todos forman parte del momento. Por ahí está tu tía Paca dándolo todo; Rober, el heavy con su hijo en hombros; Martina, que ha ido a pasar una semana al pueblo justo después de sus vacaciones en Formentera; Lucas, que hace bien poco bailaba en el Sónar y tú. La música sigue y todo acaba con un cántico parecido a “lo, lo, lo, lo”. ¿Qué está ocurriendo? Todo el pueblo está coreando I will survive, creado un mantra difícil de romper. Las fiestas de los pueblos tienen estos misterios, y como dice Belenciana, “hay amigas de verbena que lo verbenizan todo”.

Típicas canciones de verbenas

Porque en las fiestas de barrios y pueblos, la música de las verbenas está compuesto por temazos de fiesta. En el track-list de la orquesta de turno hay tantos números uno que no podrás dejar de tararearlos. Por eso, en Más de Cultura hemos querido rendirle homenaje a las verbenas y sus músicos… y también a todas aquellas personas que las disfrutan como la primera vez.

David Bisbal, el rey de la verbena

Se pueden decir muchas cosas, pero el producto en el que se ha convertido David Bisbal es digno de estudio. Cantante de la Orquesta Expresiones, finalista en Operación Triunfo, embajador de España y llenazo en el Teatro Real. David Bisbal es todo esto, pero hay que admitir que el Bisbal más auténtico está en la plaza de tu pueblo, cuando un cantante de orquesta canta el Ave María y baila como si fuera el de Almería. ¿Y qué ocurría en las verbenas y en las fiestas antes de OT? Pues que estaban los David Civera, Raúl y parecidos.

Pasodobles, copas, fandanguillos

Toda verbena que se precie tiene que acordarse de la música tradicional española. Porque hay parejas de abuelos (y no tan abuelos) que disfrutan bailando agarraos, y eso es algo que hay que conservar en la fiesta. Podemos meter aquí a grandes divas de nuestra música: Isabel Pantoja, Rocío Jurado, Rocío Durcal (y ya metemos las rancheras, que también tienen su público), María del Monte… pero un éxito seguro es Suspiros de España. Nadie puede resistirse.

¿Rock? ¿Ska? ¿Metal? ¿Punky? Algo parecido

Hay en las verbenas un momento WTF que es uno de mis favoritos. Cuando llegan a la versión de algo más fuerte. Ese algo más fuerte puede ser Mago de Oz, Ska-P, Platero y Tú, o algún grupo regional que tenga mensaje indignado o inclinación política clara. También podría ser el Bella Ciao, que gracias a La Casa de Papel está viviendo un renacimiento. ¿Existe algo más extraño que ver a la gente levantar sus vasos de plástico llenos de cerveza mientras gritan “si su virgen viste de oro, desnúdala” o “por eso, hermano proletario, con orgullo yo te canto esta canción”? Pues lo que yo te decía…

Hagan sitio… llega King África

No hay cualquier verbena sin King África. Y es que este músico argentino nos ha acompañado verano a verano con sus canciones. Ritmo repetitivo, algún bailecito sensual, sábanas como camisones, sombreros locos. Todo vale con King África. Y como ya lo sabemos, nos dejamos llevar… tanto es así que al cantante de La Bomba o Humahuaqueñito le hemos dejado versionar Paquito El Chocolatero.

Himnos nostálgicos, canciones que no pasan de moda

La nostalgia es un concepto que no es fácil de manejar. Porque hay canciones que son perfectas de principio a final y por mucho que pasen los años, siguen siendo himnos que cantamos hasta quedarnos sin voz. Y más si son las dos de la mañana y te has tomado un par de chupitos. Aquí entraría Juntos de Paloma San Basilio, Cuando zarpa el amor de Camela, Ni tú ni nadie de Alaska y Dinarama o Hay que venir al sur de Raffaella Carra. Clásicos que siempre está bien revisitar.

La canción del verano… de cada verano

Por supuesto, cada verano tiene una canción, y si la escuchas en la radio, en la televisión, en el supermercado, en los bares, en las discotecas, hasta en el dentista… ¿cómo no la vas a escuchar en la verbena en medio de la fiesta en el día grande de las fiestas? También es cierto que aquí podemos ver cómo tiene un efecto bola de nieve (metáfora para aplacar el calor) y se pueden ir enlazando canción del verano con canción del verano y no terminar nunca. Un bucle infinito que te lleva desde Despacito a La Gozadera, y que pasa por Yo quiero bailar de Sonia y Selena.


¡Ay! ¿Qué tendrán las fiestas de los pueblos que sacan lo mejor de nosotros mismos? ¿Qué canción nos hemos dejado en el tintero?