Una entrevista en pijama para Más de Cultura

Después de emocionar a todos dando vida a los personajes de , la segunda novela gráfica de Paco Roca que es llevada al cine se llama . Nominada a Mejor Película  de Animación en los próximos Premios Goya, parte de una tira cómica con el mismo nombre en la que el ilustrador contaba su propia historia.

Así, conocemos a Paco (Raúl Arévalo) que ha conseguido su objetivo en la vida: trabajar en pijama. Pero cuando parece que todo le va perfecto, aparece Jilguero (María Castro) para trastocar todo su mundo y enseñarle una valiosa lección. Aderezada con las voces y  la banda sonora que firma Love of Lesbian, su director, Carlos Fernández de Vigo, nos atiende al otro lado del teléfono para contarnos cómo ha sido su debut en el largometraje. Por honor y fidelidad a la historia, esta entrevista ha sido realizada íntegramente en pijama.

El cómic ya existía pero ¿Cómo te llega la opción de dirigir esta historia?

Yo llego al proyecto de la mano de Ángel de la Cruz, el productor, la parte gallega, que junto con la directora de animación y el director de fotografía, Lorena Ares y Marcos García, ya le conocíamos de hacía tiempo, ellos habían coincidido en varios proyectos con Ángel y yo debo reconocer que después de ver Arrugas y leer la obra de Paco, sobre todo eso, ver la maravilla que hicieron con Arrugas, tenía la espinita clavada de poder participar en un segundo proyecto que bebiera del excelente trabajo que habían hecho.

Y mira por dónde he tenido la enorme suerte de poder ayudarles y de aportar mi granito de arena y disfrutar muchísimo trabajando con lo que sabía que eran un equipo fantástico. Personas con muchísimo talento.

Acción real con carne y hueso. ¿Cómo se dirige a personajes animados?

Posiblemente fue uno de los retos más emocionantes porque obviamente hay complicaciones técnicas, hay dificultades técnicas… pero al mismo tiempo, la combinación de la ficción rodada con la animación y dentro de una coherencia que además es la parte importante narrativamente y dentro del guión pues había una coherencia.

Paco, Ángel y Diana hicieron un desarrollo de guion en el que efectivamente estábamos todos de acuerdo en que el uso de la imagen real funcionaba muy bien potenciando la historia y potenciando el desarrollo de de los personajes.

Para mí la fusión entre ambas, trabajando con los directores de fotografía de la parte rodada y la parte de animación y luego con todo el equipo de animación, hacer que todo eso fuera encajando y que cuando lo estás viendo haya un desarrollo y una evolución a nivel visual, que funcionara bien, para mí era uno de los grandes retos de este proyecto y que sinceramente disfruté mucho. Yo creo que al final el equipo lo ha hecho muy fácil y han conseguido que entre todos saliera algo que funciona de una manera muy natural.

“Paco Roca genera unos hilos invisibles en muchas de sus obras que van tocando al lector”

Una cosa que a mi me daba miedo era que, sobretodo en la salida al epílogo, al volver a la imagen real, se generara un cierto rechazo porque el ojo ya se había acostumbrado a la animación y no querías romper esa ficción volviendo a la imagen real. Yo  creo que con toda esa suavidad con la que fueron encajando los trabajos de todos los departamentos se ha conseguido que se disfrute pasando de un formato a otro.

¿Es una historia con la que todos nos podemos sentir identificados?

Yo creo que Paco tiene muchos talentos. Tiene uno que de forma intuitiva muchas personas lo ven, pero creo que pocas veces he escuchado a nadie racionalizarlo.

Yo siempre digo que él genera como unos hilos invisibles en muchas de sus obras que van conectando en distintos momentos con pequeños matices o con detalles. Muchas veces son pequeños detalles que van tocando al lector.

Uno de los esfuerzos de este proyecto fue cuidar esa gran aportación que tiene la obra de Paco. En ese sentido yo creo que es muy fácil que en muchos momentos, muchas personas, se identifiquen o reconozcan virtudes o defectos de conocidos, amigos o familiares.

Creo que además esto va mucho con parte del público objetivo y creo que los niños de más de cuarenta años es fácil que, de repente, recordemos o nos sintamos más identificados con algunas de las cosas buenas y a veces de las no tan buenas que también suceden a lo largo de la historia.

Encontramos detalles a la actualidad como una pelea de animadores disfrazados que nos recuerda al altercado en Sol  entre Dora la Exploradora y Minnie Mouse…

(Risas). Mucho contenido se desarrolló en parte del Storyboard. Era una fase de la producción en la que nos pareció importante y los productores y guionistas fueron muy generosos dejando que se aportaran guiños e incluso algunas secuencias que no estaban en el guion original porque eso al final creíamos que aportaban un reflejo más cercano en el tiempo.

Sí, está inspirado ahí, porque por mucho que inventemos al final la realidad sigue siendo como muy alucinante a veces. Muy triste a veces, muy divertida otras, pero muchísimas veces es sorprendente. Hay noticias que uno cree que son de El Mundo Today y luego no, son las de verdad.

Y sí, hubo un interés  y un cariño por poner alguna de estas situaciones y también hubo un cariño por hacer reconocimientos a muchos artistas y a muchos esfuerzos que se han hecho relacionados con el mundo del cine o de la novela gráfica.

Las musas. ¿Solo le visitan a uno cuando está triste? ¿Qué le inspira a Carlos Fernández?

A mi sinceramente trabajar muchas horas y rodearme de personas. Cuanto más listas sean, mejor. Si son más listos que yo, mejor aún.

La verdad es que yo no comparto la opinión del personaje de Paco de que las musas te acompañan cuando estás triste, mi aportación en ese sentido fue cuando aparece el imán en la nevera que dice como decía Picasso, que “las musas te encuentran trabajando”.

“Mi siguiente objetivo es el poder trabajar las historias desde ambas perspectivas y que puedas acercarte tanto desde el largometraje como a través del videojuego”

Yo creo que es ahí donde te van a encontrar, haciendo muchas horas pero sobretodo eso, proyectos de este perfil que son trabajos en equipo, no son proyectos individuales y te encuentran cuando estás bien acompañado o bien rodeado y con la actitud adecuada de todo el mundo para contar la mejor historia posible.

Es tu primera película ¿Y ahora? ¿Más animación?

Había dirigido y escrito un corto hace unos años también de animación y nos dio muchas alegrías en festivales internacionales. He dirigido videojuegos para consolas y ahora la verdad es que he cerrado varios guiones últimamente que era una parte que me apetecía mucho desarrollar y estamos peleando muy fuerte para un proyecto de animación para público familiar.

También estamos con un largometraje de ficción rodada de ciencia ficción y terror. En ambos casos con guiones en los que he participado.

Estamos deseando ponernos con ello porque, además,  ambos los he diseñado con videojuegos en paralelo. Mi siguiente objetivo es el poder trabajar las historias desde ambas perspectivas a la vez. Generar el universo y que puedas acercarte a él tanto desde el largometraje, sea de animación o sea de imagen real, como a través del videojuego de forma transversal. Me tiene muy entusiasmado la posibilidad de contar historias de esta forma.

4 de enero en cines ¿Con qué sensaciones te gustaría que saliese el espectador de la sala?

Yo con esta película siempre digo lo mismo. Cuando empezamos a hacerla, algo en lo que estábamos todos de acuerdo es que el objetivo es una comedia, es romántica, hay que emocionarse, tiene sus momentos tristes, más locos y sus momentos más alegres, tiene un poco de todo.

Pero lo que teníamos muy claro es que había que salir del cine con una gran sonrisa. Este ha sido nuestro objetivo y la verdad es que las veces que he tenido la fortuna de participar en alguna proyección, alguna premiere, la verdad es que me he quedado muy contento porque veo que en el público sucede eso.

Cuando encienden la luz ves a muchas personas que están sonriendo. Ese era el objetivo, dejar esa sensación, esa buena sensación.

Porque yo creo que ya estamos como muy rodeados de muchas cosas tristes y la verdad es que nos apetecía participar haciendo reír y sonreír. Yo creo que es uno de los esfuerzos en los que ha trabajado todo el equipo.

Una historia ilustrada que se estrena el 4 de enero en cines. Para ir abriendo boca, el trailer oficial.