Cine y copla. Dos conceptos que a priori podemos imaginar alejados, o por lo menos, no con mucho en común. Pero desde la Filmoteca Regional de Murcia y a través de una serie de jornadas quieren hacer hincapié en esa relación existente entre los dos conceptos. Te presentamos en Más de Cultura el “Ciclo de cine y copla. Nuevas miradas al cine folclórico”.

Desde el 24 de septiembre y hasta el 29 de octubre, la Filmoteca Regional de Murcia se llena de cine folclórico, con la intención no sólo de disfrutarlo, sino de revisitarlo con otra mirada y perspectiva. Porque con el cine folclórico, como ocurre con otras expresiones culturales, lo hemos reducido al mero entretenimiento, sin atender a otras cuestiones que van más a allá.

El objetivo de este Ciclo de cine y copla. Nuevas miradas al cine folclórico es el de acercarse al cine folclórico a través de ocho sesiones en las que proyectar la película y completar esta proyección con una presentación en la que atender a cuestiones que hasta el momento hemos podido dejar de lado. Se trata de ponerse unas gafas folclóricas que nos ayuden a disfrutar de la película, pero también que nos muestren la importancia de este cine para hablar de la representación de género, clase social, raza, identidades LGTB, etc.

cine folclórico, Ciclo de cine y copla. Nuevas miradas al cine folclórico en la Filmoteca Regional de Murcia

Y obviamente, para hablar de todo esto, al frente tiene que haber una especialista en la materia, y este ciclo de cine y copla tiene a una de las personas que más saben de estos contenidos: Lidia García García – también conocida como The Queer Cañí Bot (@thequeercanibot)- investigadora predoctoral en el Departamento de Historia del Arte de la Universidad de Murcia y creadora de una de las cuentas de Twitter más divulgativas y divertidas que existen. Si esta breve bio de Lidia García García se te queda corta, te recomiendo que leas la entrevista que le hicimos en Más de Cultura, en la que hablamos de música, referentes LGTB, redes sociales y mucho más.

Porque, aunque parezca mentira, el cine folclórico nos habla de la moralidad y los roles de género, pero también de la eliminación de rasgos identitarios, incluso de sororidad o deseo femenino. Temas que parecen actuales, pero que desde hace décadas la copla ya venía hablando de ellos.

Siempre es positivo volver a disfrutar de la cultura, y más si se hace desde una perspectiva nueva, como en este caso el cine folclórico. Por eso, si estás en Murcia durante las próximas semanas, no puedes perderte las sesiones de este Ciclo de cine y copla que quedan por delante:

9 de octubre: Goyescas (Benito Perojo, 1942)

Madrid, entre fines del siglo XVIII y principios del XIX. La condesa de Gualda y Petrilla, una famosa tonadillera, son muy parecidas físicamente, tanto que la gente las confunde. El día que descubren que aman al mismo hombre, el marqués de Nuévalos, surgirá entre ellas una terrible rivalidad.

11 de octubre: El balcón de la luna (Luis Saslavsky,1962)

Charo, Cora y Pili son tres chicas que cantan en un local de variedades llamado El balcón de la luna. La película nos cuenta los tres distintos destinos que sufren las tres a lo largo de los que serán sus últimos meses en el local.

15 de octubre: Casa Flora (Ramón Fernández, 1973).

El traslado de los restos de un torero muerto en América origina una concentración masiva de gente en un pueblo andaluz. Debida a la influencia de tantas personas, se habilitan todas las casas, incluso el prostíbulo.

22 de octubre: La Lola se va a los puertos (Josefina Molina, 1993)

Año 1860, bahía de San Fernando ( Cádiz). La Lola es una cantaora andaluza que enamora a todos los hombres que la conocen. Con Heredia, su guitarrista, hombre que se resigna a amarla en silencio, va al cortijo del rico Don Diego, que también está enamorado de ella, para cantar el día de la petición de mano de su hijo José Luis y Rosario, su prometida de la infancia. Lola, que nunca pierde la cabeza, queda turbada ante la presencia del apuesto señorito. Ambos se sienten atraídos y, sin querer, despertarán los celos de Rosario y la envidia de Don Diego. Remake de una película homónima dirigida en 1947 por Juan de Orduña.

29 de octubre: Ésta es mi vida (Ramón Viñoly Barreto, 1952)

Miguel de Molina fue hace tiempo un famoso cantante que ahora está arruinado moral y físicamente. La bebida y el juego han acabado con él. Cuando le reprochan su situación y le piden que intente rehacerse, Miguel mantiene su juramento de no volver actuar más. Entonces, recuerda su pasado, cuando llegó de España dispuesto a triunfar también en los escenarios argentinos

“Ciclo de cine y copla. Nuevas miradas al cine folclórico”

Filmoteca Regional de Murcia.

Hasta el 29 de octubre.