Del 25 al 31 de marzo, llega a Madrid la segunda edición del Festival Internacional de Cine hecho por mujeres. En total, se proyectarán unas 50 películas. Diez de ellas en sección competitiva producidas en los últimos dos años y dirigidas por mujeres de diferentes países.

Una cita para los cinéfilos de toda condición que tiene como objetivo principal hacer visible el trabajo y el punto de vista de las mujeres en los procesos creativos relacionados con el cine pero que, sin embargo, es apto para todos los públicos.

Acompañados de talleres, mesas redondas y un sinfín de actividades, serán 7 días en los que directoras, productoras y otras profesionales presentarán sus obras y dialogarán con el público antes y después de las proyecciones.

10 películas que no han sido estrenadas tendrán la opción de medirse ante los premios del festival y muchas otras se pondrán disfrutar no sólo físicamente sino también online, puesto que la plataforma Filmin pone a disposición películas que participaron el año anterior en el festival y algunas de este año para difundir y visibilizar estos trabajos de manera que lleguen a todo el mundo.

Otra novedad de este año, la irrupción de la realidad virtual, con 5 piezas en realidad virtual a las que el público también podrá acceder durante los días del festival. Basta con inscribirse la página de la Fundación Telefónica.

En una charla con Carlota Álvarez, la directora del festival, nos cuenta que uno de los objetivos del festival es “reescribir la historia del cine”, aportando nuevas lecturas y nombres para reivindicar “esas figuras que no han sido tan visibles como muchos de sus compañeros”. Para eso, precisamente una de las conferencias organizadas este año lleva por título “reescribamos el pasado”.

Un trabajo de visibilización que no se centra exclusivamente en las directoras, sino en todas las cadenas de valor que implica un rodaje y donde hay mujeres desempeñando papeles de operadoras de cámara, directoras de fotografía, productoras, distribuidoras, montadoras, guionistas…etc. “según el informe de consumo cultural que ha presentado el Ministro de Cultura las que más van al cine y consumen cultura son mujeres”.

Suiza como referente en cuanto a políticas de género: “queremos mostrar en Madrid ejemplos de buenas prácticas de países que están dando lecciones al resto del mundo en cuanto a proyectos de paridad”.

Todo ello para completar un festival multisede con 14 espacios dedicados durante una semana a proyectar cine y organizar actividades relacionadas con el cine de mujeres porque como dice Carlota: “haberlas haylas y somos muchas”.