Ricardo Tárraga “En Yuvod preferimos ser una empresa cucaracha que unicornio”

 La batalla por el mainstream ya está servida, Yuvod incide en los nichos del VOD

El mundo de las plataformas de vídeo bajo demanda le ha dado un empujón a la televisión tradicional y la ha desplazado a un segundo plano. En Valencia Ricardo Tárraga reflexionó sobre la dificultad de los creadores y productores a la hora de monetizar los contenidos a través de las televisiones.

Para intentar paliar este problema, nace la plataforma Yuvod, una red social que a modo de playlist permite al usuario crear su propio canal de televisión con contenidos personalizados. La peculiaridad de esta startup, es que solo incluye contenidos desarrollados por profesionales y que no encuentran otra manera de comercializarse.

En su charla con Más de Cultura nos desvela los detalles de esta nueva plataforma creciente, sus objetivos y su visión sobre el panorama de plataformas actual. La pista: no pueden caber todos.

La revolución de las plataformas ha llegado para quedarse pero ¿de dónde surge la idea de crear Yuvod y cómo la lleváis a cabo?

Yo tenía una productora de contenidos en Valencia y cuando RTVV cierra todos de los proyectos se van al traste. Con ello me doy cuenta de la dependencia que sufrimos los creadores/productores frente a una cadena de distribución tradicional a través de las televisiones.

Y a ello se suma la tendencia de consumo del bajo demanda, que sube una media de un 10% mientras el consumo tradicional desciende a un ritmo del 5% anual.

La peculiaridad de la plataforma es que consiste en que el usuario cree su propio canal de TV ¿Cómo funciona exactamente?

Cuando hablamos de crearte tu propio canal es de que puedas crear playlists en base a tus aficiones, algo que ya hacen algunas plataformas mainstream sin focalizarse en contenido ni con formatos televisivos ni en nichos temáticos más típicos de la caja tonta.

“no creo que nadie vaya a pagar por suscribirse a ocho plataformas. En el segmento mainstream la oferta irá reduciéndose”

¿Qué es lo más difícil en cuanto a mantenerla? No creo que sea fácil encontrar contenido…

Encontrar contenido lleva su tiempo, pero no es complicado. Nosotros mantenemos actualizada una base de datos con 2.500 distribuidoras de contenidos y de ahí vemos qué nos puede interesar.

Lo difícil es convencer a los distribuidores que confíen en tu modelo de negocio y en llegar a un acuerdos para el reparto de los ingresos y el pago de un mínimo garantizado.

Con tanta oferta ¿no se acabará la demanda?

La demanda, probablemente, sea infinita. La cuestión es si las cifras de la demanda son atractivas para que un modelo de negocio sea rentable. Lo que tengo claro es que un modelo en el que cada plataforma tenga su contenido propio, o cada distribuidora su plataforma de vídeo bajo demanda, es insostenible.

“es un modelo nacido para las distribuidoras que tienen contenidos de mucha calidad y les es complicado monetizarlo”

Es más, no creo que nadie vaya a pagar por suscribirse a ocho plataformas. En el segmento mainstream la oferta irá reduciéndose y se quedarán pocas plataformas. En los segmentos de nicho creo que hay mercado y temáticas donde crecer. A partir de ahí, la demanda siempre existirá, aunque no puedo predecir (ojalá así fuese) como se distribuirá la oferta.

¿Qué le pasa a la televisión tradicional que ya no es atractiva para las nuevas generaciones?

Los ritmos de vida cambian, la gente quiere socializar más, hacer más cosas. Los jóvenes ya no vamos de casa al trabajo y/o viceversa. Hacemos deporte, llevamos a nuestros hijos a realizar actividades extraescolares, quedamos con los amigos para tomar algo…

Y con un día a día así no podemos sentarnos tantas horas delante del televisor a decidir qué ver. Además a ello se suma la facilidad de poder ver lo que queramos cuando queramos. La tecnología ha hecho que el consumo de televisión disminuya y su consumo sea diferente.

Por ello considero que en el futuro la televisión solo será interesante por la inmediatez y los acontecimientos en directo. Si a todo ello le añades que los jóvenes que aún no han superado la mayoría de edad no saben lo que es pasarse horas delante de un televisor, por razones obvias como la aparición de tabletas o smartphones, que permiten el consumo infinito de contenidos, es normal que la televisión tradicional no sea un comodity que esté entre las prioridades de dichas generaciones.

Solo permitís la comercialización de vídeos de profesionales del sector… es decir, es diferente a otras como youtube o vimeo ¿no?

Efectivamente, no somos un agregador de contenidos abierto a cualquier creador de contenidos. Es decir, el nuestro es un modelo nacido para las distribuidoras que tienen contenidos de mucha calidad y les es complicado monetizarlo a través de plataformas mainstream, ya que muchos de ellos tienen que luchar contra el contenido propio que se publicita mayoritariamente en dichas plataformas.

¿Qué opináis de las empresas unicornio? ¿El camino va por las ideas y no por las grandes inversiones?

Como bien señala Javier Megías, reconocido blogger del sector startup, en un post de su blog, preferimos ser una empresa cucaracha que unicornio.

Es decir, preferimos ir paso a paso, aportándole valor al cliente y pagando nuestros gastos de la facturación que ellos nos aportes que no de inversiones externas.

Y aunque es cierto que un modelo como el nuestro necesita de fuertes inversiones para, entre cosas, contenidos, no somos partidarios de buscar inversión sin ton ni son para tener unas mejores oficinas, un futbolín o una playstation para nuestros empleados. Sino que ésta tiene que servir para facturar más y que, con ello, se pueda emplear a más gente al tiempo que el salario de nuestros empleados y sus condiciones laborales mejoren con el tiempo.

Como se dice en el argot, y aún siendo conscientes que a día de hoy necesitamos inversión, pretendemos no ser una startuorondera.

¿Cuál es el siguiente paso? ¿A dónde queréis llegar con la plataforma?

Una vez hemos validado cuál es el modelo de negocio perfecto con la consecución de clientes y la posterior facturación, nuestros siguientes hitos son crecer en facturación mes a mes, a poder ser de forma exponencial, y convertirnos en un referente dentro del contenido de nicho, sin dejar de lado la calidad, tanto a nivel técnico como narrativo de los contenidos que ofertemos.

Apostáis también por el tema de los programas de televisión y no tanto series… ¿Cuál es la apuesta estrella? 

Son muchas las temáticas que están poco cubiertas en las diferentes plataformas existentes. Así a bote pronto te diría los extreme sports, la cocina, el deporte en sus múltiples géneros más allá del directo, el interiorismo, el cine europeo o asiático, los viajes…

Buceando en todos esos contenidos ajenos al gran público…habréis visto de todo.

Así es. Lo bonito de destripar catálogos de distribuidoras es que descubres cosas que imaginabas que serían impensables de producirse.

Por ejemplo, en UK hay contenidos de muy buena calidad para los amantes de la jardinería; otros que muestran rutas donde tomar las mejores cervezas; y otros que te muestran el día a día de una familia de indígenas en Australia…

Hay de todo, y aunque el cine o las series son los géneros que primero le vienen a la cabeza a un usuario cuando hablamos de plataformas de vídeo bajo demanda, hay géneros como el factual en el que se filman proyectos de una bellísima factura.

¿Cuál es el feedback que conseguís del público? ¿Qué cosas habéis ido cambiando desde que se empezó a gestar en 2015?

Sin apenas financiación y tirando a pulmón durante estos tres años, nuestro principal objetivo ha sido encontrar un modelo de negocio adecuado que nos permitiese facturar y pagar nuestras facturas mes a mes.

Respecto al feedback siempre ha sido positivo y, aunque el modelo B2C no ha ido como esperábamos y hemos virado hacia un modelo B2B2C, nos ha permitido escuchar la voluntad y los deseos del público de un modelo diferente a lo que ya hay.

El público no quiere más plataformas que compitan entre ellas para ver quién tiene la mejor producción propia, el público quiere plataformas que ofrezcan cosas diferentes que no ofrece nadie. La batalla por el mainstream ya está servida, ahora queda por ver la del contenido de nicho.

Me encargo de la distribución cinematográfica en Begin Again Films y de la comunicación en Arte GB. Estudié Periodismo porque quería algo que me permitiera aprender y compartir lo aprendido; y Comunicación Audiovisual porque el cine es una buena manera de ilustrar la vida. Hace unos años fundé el programa de radio sobre cine “16 Novenos” con el objetivo de unificar ambos campos. Leo mucho, escribo menos de lo que me gustaría y siempre estoy en búsqueda de nuevos retos. Necesito la creatividad casi tanto como un café por las mañanas y no concibo ni el trabajo sin esfuerzo, ni el lenguaje sin ironía.
By |2018-09-27T17:58:41+00:00 7 octubre, 2018|0 Comments

Leave A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.