Las grandes historias siempre tienen algo de anecdótico. Por eso Jorge Martínez, fundador de Vibuk, nos cuenta que en el nombre viene de Visual Book Archive, pero que en una conversación en el momento del diseño del logo, les pareció demasiado largo y surgió la opción de llamarlo Vibuk. Un nombre con mucha más fuerza que si uno por ejemplo busca en el traductor de Google, descubrirá que en indonesio se refiere a la vibración, a las cajas de resonancia, como si de una propia predicción de las funciones de la aplicación se tratase.

Una red profesional para trabajadores de disciplinas artísticas como actores, monologistas, cantantes, magos… que buscan una oportunidad y también para empresas que están buscando a este tipo de profesionales. Un Linkedin de las artes escénicas que cada vez cuenta con más adeptos. Para Jorge el proyecto se resume en “ayudar al talento a conseguir su sueño apoyándose en las nuevas tecnologías”.

Un proyecto que al presentárselo al mismísimo Antonio Banderas, éste se convirtió en accionista: “en 10 minutos se enamoró y en dos meses se convirtió en nuestro socio”. Y en ese camino en el que la aplicación ha ido ganando registros, su fundador reconoce que son los propios usuarios los que deciden sobre lo que funciona: “hace poco hemos estrenado una especie de muro que llamamos red carpet y que está en una fase beta pero ha sido animado por los usuarios”. Un proceso que a él le gusta comparar con otras redes sociales que hace años no tenían para nada el mismo aspecto que tienen ahora.

Un proyecto que surge de la propia necesidad de su fundador cuando, desde su productora audiovisual, encontraba problemas para buscar actores adecuados. Sobre el modelo de negocio, el que adopta Vibuk es el mismo que el de Linkedin, una red social que favorece el contacto entre el que quiere que le encuentren y el que quiere encontrar, entre empresas y usuarios, pero sin entrar en polémicas sobre la contratación: “entre ellos llegan a sus acuerdos económicos pero ahí ya no estamos nosotros dentro”.

Para monetizar, la plataforma maneja el sistema de cuentas premium, por las cuales a los que se exhiben les dan más visibilidad o posicionamiento y a los que buscan, una mejora en las herramientas.

Entre los usuarios hay un abismo puesto que a la gran cantidad de artistas emergentes hay que sumarles caras tan conocidas como Antonio Resines o Maribel Verdú. La pregunta es obligada: ¿necesitan realmente estos actores una red profesional para encontrar castings? A lo que Jorge Martínez responde razonablemente: “hasta la coca-cola se anuncia cada día en televisión, a pesar de  ser muy conocida”.

Se refiere al carácter internacional de Vibuk, una red de contactos que engloba a todo el mundo y en la que actores muy conocidos en España, buscan serlo también en otros países.  A veces incluso funciona como recordatorio para las empresas, que al ver sus rostros pueden acordarse de ellos para sus proyectos “sus trabajos son temporales. Todos los artistas tienen sus momentos valle y cuando más visibilidad tengan, mejor”.

A pesar  de que el origen del proyecto se basó en primera instancia en una comunidad de actores, Jorge reconoce que cada vez se registran y se buscan más perfiles de cantantes o monologistas. Sin embargo, al ser el sector artístico tan versátil, muchas de las personas registradas podrían catalogarse en varias disciplinas. Por eso el nos recomienda que si nos vamos a crear un perfil, añadamos el mayor número de cualidades y dotes al perfil “un productor me dijo el otro día que buscaba skaters para un anuncio”.

Jorge Martínez nació emprendedor, él mismo piensa que a pesar de que hay gente que se convierte en emprendedora por necesidad, su caso es de los que nacen con ello. Por eso siempre tiene proyectos en mente, aunque por el momento no nos adelanta ninguno porque quiere centrarse en crecer con Vibuk.