La dolce vita en pijama

Corría el año 2007 y Julian Schnabel, artista y cineasta neoyorquino, presentaba en el Festival de cine de San Sebastián su estupenda película “La escafandra y la mariposa”. Coincidiendo en festival, ese mismo año Richard Gere recogía el Premio Donostia por su trayectoria, y por estas cosas de la vida y el trabajo, allí estaba yo, en la gala de entrega del premio. Les cuento esto porque fue cuando yo descubrí la pasión de Julian Schnabel por los pijamas. En ese momento, bajo una chaqueta de vestir carísima, el artista lucía un pijama completo azul con ribetes y botones blancos, mientras aplaudía de pie a Gere.

Me acusarán de poco moderna pero no me resistí a contárselo a mis más allegados que, tan básicos como yo, pusimos juntos el grito en el cielo ante semejante excentricidad… Schnabel ya consiguió ponerme ojiplática cuando, también en San Sebastián, años antes, apareció con camisa, chaqueta…pareo y esparteñas…pero lo del pijama me caló más.

En pijama con todo el glamour

En pijama con todo el glamour

Ese gusto por ir “cómodo” ha tenido continuación con los años. De hecho, en el pasado Festival de cine de Venecia, Schnabel paseó por la alfombra roja, de nuevo, en pijama. Miren este vídeo de MSN. Por extensión y pasión, la actual exmujer de Julian, la guapísima donostiarra, modelo y diseñadora Olatz López Garmendia, creó toda una línea de pijamas para lucir en público, para regocijo del padre de sus hijos.

A raíz de esta tendencia, vestir en pijama para asistir a eventos se popularizó entre los famosos. Algunos pasándose de la raya, la verdad. Si no miren la publicación de EL PAÍS en septiembre del año pasado. Lo de Woody Harrelson y Mat Damon no tiene nombre, a mi no me digan…

En fin, podemos entenderlo como apariciones públicas de impacto…

Aunque avisamos, próximamente el estreno de una película basada en la novela gráfica de Paco Roca: Memorias de un hombre en pijama, “amenaza” con poner, de nuevo, en primera línea el gusto y el placer por vestir con esta prenda. En esta ocasión el punto de mira está en qué tipo de profesionales tienen la vocación, la preferencia o la manía de trabajar en pijama. ¿Es usted uno, una…de ellos, ellas? Seremos muy felices si nos lo cuentan…Por cierto, no se pierdan la película, es maravillosa.

Fotograma de MEMORIAS DE UN HOMBRE EN PIJAMA

Fotograma de MEMORIAS DE UN HOMBRE EN PIJAMA

Llevo la parte de prensa en ArteGB. Después de 15 años trabajando en este ámbito, las anécdotas se han ido acumulando y ahora tengo la ocasión de dejarlas expuestas como una especie de exorcismo que me haga caminar más ligera. Cuando cuento mis angustias profesionales, por muy rocambolescas que parezcan, es cierto, la vida del agente de prensa es así. Para alguien como yo que sufre hipocondría, los remedios que atenúan la tensioncilla que causa este trabajo son: la contemplación de elementos bellos, la búsqueda de la calma y la degustación de alguna que otra Hendricks, que últimamente disfruto especialmente después de una larga etapa de lactancia prolongada…
By |2018-10-30T15:46:36+00:00 3 noviembre, 2018|0 Comments

Leave A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.