Siempre defiendo que hay libros que apetece más leerlos en una época del año. Bien por la  temática del mismo o por las necesidades del lector, pero es que hay literatura que es más fácil de leer en verano.

Vaya por delante que Patricia Highsmith es una de mis escritoras favoritas del mundo y una de la que más me apetece leer durante la época estival. Esa manera de enganchar con sus tramas hace que no suelte la novela hasta acabarla. Y El talento de Mr. Ripley, El talento de Mr. Ripley, novela negra para dorarse al sol es un buen ejemplo.

El germen de esta novela le vino a Highsmith durante un viaje que realizó a Europa (pagado, por cierto, por los derechos cinematográficos de su primera novela Extraños en un tren), donde se iba a desarrollar la trama de esta historia. Imposible anticipar que su Tom Ripley, un personaje fuera de la ley iba a convertirse en uno de los protagonistas más populares de la novela policiaca. Y es que este estafador atrapa, casi de manera inmoral.

Sin entrar a destripar la trama, El talento de Mr. Ripley es una novela negra con toques de thriller cuyo protagonista, Tom Ripley, es un joven que malvive en la ciudad de Nueva York. La suerte le sonríe cuando Herbert Greenleaf, un magnate de la gran ciudad, le cuenta que su hijo Dickie vive en Italia, pero que necesita que vuelva a Estados Unidos para dirigir el negocio familiar. La propuesta es que Ripley viaje a Europa para persuadirlo de su vuelta, un plan financiado por el empresario.

En su llegada a Italia, Ripley ve la oportunidad de cambiar de vida. Conoce a Dickie, un mujeriego aficionado al jazz, y a su novia Marge. En ese momento, Tom Ripley empieza a coser una red de mentiras para encandilar y ganarse la amistad de los dos norteamericanos. Pero lógicamente, esta paz no durará para siempre (estamos hablando de una novela de Patricia Highsmith, ¿qué esperabas?). Entre medias, una Italia con ritmo lento, paseos por pueblos empedrados, baños en el mar, cuerpos dorados y un personaje rozando la psicopatía como lo es el de Ripley.

Y tanta fue la fama que la vida de Tom Ripley ha sido longeva, ya que protagonizó 5 novelas. Así que si acabas El talento de Mr. Ripley, y todavía te quedan días de vacaciones, puedes continuar con el resto de la saga. Porque hay Ripley para rato.