De toda situación extrema surgen ideas brillantes. Como por ejemplo el proyecto de Cine confinado Encerrados que se ha puesto en marcha a través de las redes sociales. En él, Isidro Morales, precursor de la idea, busca actores dispuestos a grabarse en sus propias casas para un proyecto donde se mostrará a diferentes personajes encerrados. Se plantea contar con profesionales del mundo audiovisual para que esta iniciativa salga adelante.

Hemos hablado con él de esta alternativa a los días del encierro y sobre los orígenes de esta idea. Él sostiene que tienen que ver con su gran afición a la escritura, las películas o la música: «pensé que ahora que la gente está tan encerrada y no hay actividad o muchos rodajes parados, podríamos lanzar algún proyecto».

¿Y si juntamos a actores que están en sus propias casas que se puedan grabar con los medios que tengan? Fue la pregunta germen de la idea que ahora busca juntar a guionistas que «le den vueltas al coco», para formar así una historia común que pueda resultar interesante para el espectador.

encerrados, Cine confinado, Isidro Morales pone en marcha el proyecto «Encerrados»

Isidro tiene claro el doble filo de las redes sociales. Sin embargo, cree firmemente en su capacidad de unir a las personas, por eso tras lanzar la iniciativa no ha parado de recibir mensajes: «estoy muy sorprendido porque no doy abasto de recibir mensajes de gente que quiere participar. Es alucinante el número de profesionales que están aportando ideas».

Entre ellos, en su mayoría actores, hay también un grupo de guionistas, editores e incluso una peluquera que se dedica al estilismo en el cine que ya se está planteando las mejores maneras para poder ayudar desde su casa asesorando en cómo se tienen que peinar los actores.

El objetivo es contar una historia: «la idea parte de que hay una amenaza en el mundo exterior y todo el mundo se tiene que recluir en su casa. Es la vivencia de lo que está pasando en las casas de mucha gente. Todo el entramado de la historia llevará a una conclusión final que más o menos ya tenemos pensada. Será la sorpresa final».

Lo difícil en este caso es la creación de personajes. Isidro nos cuenta que en este caso lo harán al revés de como se suele hacer en la ficción habitual: «depende de la gente que se quiera apuntar y en función de lo que le pegue a cada persona, construiremos los personajes. Tiene un componente de riesgo total y de aventura».

En nuestra charla aprovechamos para hablar sobre cómo está viviendo él la crisis del Covid-19: «Esto es una cosa que nadie se esperaba. Todo el mundo se lo tomaba un poco a risa porque parecía una película. Lo empiezas a sufrir cuando ves realmente lo que hay en la calle, las muertes, la tensión que hay».

Por eso de aportar algo positivo ante esta situación, él pretende mostrar su apoyo creando » para que la gente esté entretenida y dar ese toque de esperanza. Son las dos cosas. Por un lado haces una actividad que te entretiene y buscas esa fuerza para hacérsela llegar a la gente. Se pueden hacer cosas al margen de hacer gimnasia en casa. Se pueden sacar ideas».

Sobre lo importante que es para todos entender que el audiovisual, y en concreto el cine, es mejor consumirlo en las salas, también aprovechamos para preguntarle: «Claro. El proyecto pretende que mientras estamos recluidos hagamos la película. Si tenemos que estar recluidos cuando la película la podamos lanzar, la disfrutaremos, pero si no, ojalá la pudiéramos poner en el cine para que todo el mundo fuera otra vez al cine. La vida aquí no se acaba. Esto es como un paréntesis en el que hay que hacer cosas».»

Espera fielmente que todo el público cinéfilo vuelva a demostrar que lo es en las salas. Mientras tanto, para todo aquel que voluntariamente quiera participar en este proyecto, Isidro ha puesto a su disposición un correo electrónico: proyectocrown@gmail.com.

Entre el envío de vídeos, los castings y el trabajo con los guionistas, lo cierto es que Isidro Morales ha conseguido ganarle a la cuarentena y aprovecharla para crear: «Es algo muy especial. No se a dónde nos va a llevar pero la aventura continúa, eso está claro».