Fotografía: Pablo Wessling y Famous en los castings de OT 2020. Fotografía de rtve

Que esta edición de Operación Triunfo estaba siendo atípica lo sabíamos, lo que nadie podía prever es que una pandemia global fuera a terminar con la suspensión del programa a aproximadamente 4 galas de la final. La Academia de OT 2020 cierra sus puertas para combatir el Covid-19 que azota Europa y en Más de Cultura hemos aprovechado la ocasión para hablar con una de las personas que ha vivido todo eso desde dentro: Pablo Wessling.

Responsable de casting y del departamento musical en Gestsmusic, lleva 12 años dedicados profesionalmente a los talent shows. Nos confiesa que su interés por la música surgió precisamente de una labor parecida a la que ejecuta en el departamento musical del reality, la edición de canciones. Charlamos con él de cómo le llegó esta oportunidad y de su trabajo en estas tres nuevas ediciones del programa de televisión española.

Todo el mundo te conoce por tu participación en OT pero poca gente sabe qué haces al margen del desarrollo de casting del programa. ¿Quién es Pablo Wessling en Getsmusic?

Empecé en Gestmusic hace como 12 años en el departamento de música. Directamente empecé por ahí, en un programa llamado Al pie de la letra que iba haciendo karaokes. Siempre todo lo que tenía que ver con coordinación musical, buscar música para vídeos, hacer los playbacks de los concursos que iban con cantantes, a veces incluso aconsejarles canciones.

En un momento hizo falta alguien en casting para hacer el de Tú si que vales. Había grupos de música, cantantes solistas, grupos vocales…ahí fue cuando Noemí (Galera), con la que no había trabajado mucho, dijo mi nombre para que me fuera a hacer casting. Ahí yo no la conocía directamente y no sabía que había sido ella la que había dicho mi nombre. Para mi fue muy fuerte porque yo estaba en el departamento de música, de hecho en esa época estaba haciendo preguntas en Atrapa un millón.

View this post on Instagram

Noches en la academia y de ilusión 🤦‍♂️ ( by @jou.mci ) #aftergala 📸 @thamaralopezblanco

A post shared by Pablo Wessling (@pablowessling) on

En ese momento no se me había ocurrido meterme en casting, era un departamento que siempre había visto pero que jamás me había planteado. Y entonces, que era cuando ya había sido la primera etapa de Operación Triunfo, la que fue hasta 2011, Noemí me dijo una cosa muy curiosa: «ahora mismo en casting no hay nadie y quién sabe si alguna vez va a volver OT o un programa así, y yo necesito un equipo». Yo en ese momento lo vi como algo muy lejano, pero estaba encantado.

Durante mi etapa en Tú si que vales hacía casting pero me encargaba también de la parte musical, la coordinación con los concursantes del espectáculo. Iba muy de la mano lo que es el casting y la música.

Has hecho muchos programas pero estás especializado en casting para talent shows.

Sí, no se recuerdan mucho, pero bueno. Porque nosotros desde dentro, un programa que tenga más o menos audiencia a nivel de trabajo casi no lo notamos, el curro es el mismo, hicimos un montón de programas musicales.

«La clave en un casting es ir sin ninguna idea predeterminada para sentarte ahí y escuchar»

El primer casting al que fuimos fue el de Uno de los nuestros, un programa de televisión española que no triunfó mucho a nivel de audiencia pero que estaba muy bien. Se buscaba el cantante para una banda.

De repente en 2017 corrían rumores después del reencuentro del Operación Triunfo de Bisbal y Rosa de que a lo mejor volvía. Yo en ese momento, cuando Noemí dijo que nos íbamos de casting, pensé que era muy fuerte. Porque aunque hemos hecho muchos castings, el de Operación Triunfo no deja de ser uno muy especial. Entonces, cuando de repente te ves tan naturalmente metido ahí…En realidad de ese casting no se esperaba nada, ni para bien ni para mal.

¿Cuáles son las claves para intentar que cada año haya un aire nuevo?

Los que traen la frescura son los que vienen al casting. Nosotros lo que hacemos es dejarnos sorprender por la gente que viene. La clave en un casting es ir sin ninguna idea predeterminada para sentarte ahí y escuchar. Puedes tenerla pero sabiendo que te la van a cambiar completamente.

Vas viendo gente y tú mismo te vas sorprendiendo. Lo que te sorprende a ti seguramente sorprenderá también al público. Lo que pasó en 2017, 2018 y ahora en el 2020 es que venía gente muy diferente a lo que habíamos podido ver incluso en castings anteriores. La clave al final es estar atento.

Este año el programa está visibilizando más las caras o los nombres de los que trabajáis detrás de todo ese universo de OT, ¿Eso es positivo a nivel profesional?

Sí, lo he pensado alguna vez. En pocos programas se conoce también al equipo que hace el programa. Es curioso. Tiene su lado bonito cuando haces Operación Triunfo 2017 porque ves como de repente mucha gente, que a lo mejor nunca había visto programas tuyos ni nada, te manda mensajes de agradecimiento. A lo mejor gente del instituto con la que no habías hablado hace muchos años.

«Opinan de cada paso que das y al final afecta un poco»

En realidad llevas muchos años haciendo lo mismo, pero nunca nadie te decía nada. Pasas de hacer programas que nadie ve a hacer uno que todo el mundo comenta y todo el mundo te pregunta. En ese sentido es como una especie de recompensa.

Eso sí, eso cambia en 2018 cuando de repente se gira la tortilla y todo lo que haces parece que esté mal y eso es bastante curioso. En general lo llevamos bastante bien pero ya no solamente las caras visibles sino las de los que hacemos el trabajo invisible que al minuto se está juzgando.

A veces es un poco fuerte porque propones unas canciones y al día siguiente: «qué horror, por qué le ponen ese tema». Y en ese momento dices: «Madre mía, ayer me parecía buena idea. A lo mejor no lo era tanto». Opinan de cada paso que das y al final afecta un poco.

Por ejemplo, a mi muchos amigos me dicen que siempre la cago porque en la Academia se me llama cuando algún playback no va, cuando algo no funciona. Y en parte sí, pero estás haciendo muchas cosas y solo te llaman cuando algo no funciona.

¿Qué tipo de música le gusta a Pablo Wessling?

A mi la música que más me gusta en el fondo, y no es para ir de nada ¿eh?, es la electrónica. Es la que más disfruto. No lo digo ni para ir de más alternativo ni nada. Con el festival que más disfruto es el Sonar. Tampoco conozco mucho pero si voy a un sitio y me ponen música electrónica soy la persona más feliz del mundo.

«el programa quería que las canciones fueran cantadas. Hemos descartado muchas canciones porque no se demostraba voz»

Y luego también me encanta todo lo que es música comercial. A lo mejor ya la más nueva, el trap y todo esto, ya no tanto. Ahí igual ya me estoy quedando un poco lejos pero todo lo que es la música que suena en las radios siempre me ha gustado.

Este año habéis virado de un lado a otro para visibilizar todo tipo de música, incluso la urbana.

Es que hay un tema ahí. Operación Triunfo al final es un concurso de cantantes. En un principio hasta hace poco un cantante era una persona que hacía melodías con la voz, con un registro amplio, es lo que se valoraba como «un buen cantante». Por eso el programa quería que las canciones fueran cantadas. De hecho, nosotros hemos descartado muchas canciones porque no se demostraba voz.

Pero sí que es verdad que poco a poco. viendo que hay muchas cosas que cantar, hemos ido añadiendo. Porque hay canciones donde se demuestran también otras cosas y puedes cantar de otra forma con más actitud. Que funcionan y que gustan.

Este año por ejemplo pusimos el Atrévete que es una canción que creo que en 2017 no hubiéramos puesto. Lo hubiéramos dudado más.

También pensando en la gira son canciones agradecidas ¿no?

Sí, normalmente la gran mayoría de los concursantes tienden siempre a querer cantar cosas lentas, a querer lucirse con una balada, enamorar… que es normal.

Pero al final en un programa y en los conciertos lo que funciona son las canciones movidas. O dos o tres baladas entre mucha canción movida. Por eso en los programas también tenemos que poner muchas canciones movidas que no siempre les acaban de funcionar. Porque algunos no acaban de moverse, pero son muy necesarias para el conjunto de la gala en general. Para que las más emocionales también funcionen.

¿Primer recuerdo relacionado con la música?

Cuando era pequeño hacía una cosa que pensaba que no me iba a servir de nada y al final es lo que estoy haciendo. Tenía programas de edición musical. Cogía las canciones, las cortaba, hacía mixes de Britney Spears, cogía las canciones, las extraía, las ponía en una pista y hacía remixes. Me entretenía un montón.

Y al final a lo que me estaba dedicando todo este tiempo en el departamento de música era a eso. Coger pistas, cortarlas, pegarlas, hacer una canción. Es muy curioso haber acabado trabajando en esto tan concreto. De pequeño jamás lo hubiera pensado.

Me acuerdo que en la entrevista para empezar a trabajar. Lo que se me valoró fue sobretodo la edición de las canciones y por otro lado que escuchaba mucho la radio. Tenía la radio puesta y conocía mucha música. Había dado cuatro años de piano, había hecho clases de solfeo… tenía muchos conocimientos de la música pero desde varios ámbitos.

Y el puesto del departamento de música es bastante eso. No acabas de ser músico porque hay músicos que hacen las bases, no acabas de ser técnico de audio porque los técnicos son los que acaban de hacer todo pero estás en el medio y tienes que coordinarlo todo.

¿Más de Cultura y menos de qué?

Y menos de mala leche. Menos mal humor.