Content curation. Otro palabro más para nuestro glosario de términos marketinianos que Internet ha traído consigo. Pero, ¿qué es eso de la curación de contenidos?

Empezaremos por el principio. Y es que cada día nos vemos bombardeados de forma continua por una cantidad inmensa de información. Y esta cantidad es mucho mayor que la que realmente podemos asimilar. ¿No tienes la sensación que siempre lees lo mismo o ves lo mismo? Puede ser porque no haces una filtración adecuada de esa información.

Esa cantidad inmensa de información es lo que se llama infoxicación: una intoxicación de información. Es por ello por lo que nos vemos obligados a seleccionar las fuentes de las que recibimos esa información, ya que, como bien es sabido por todos, mucho de lo publicado en Internet no es contenido de calidad. Y menos aún si este contenido va saltando de red social en red social, que se pierde cualquier fiabilidad de la fuente.

Por todo ello, de un tiempo a esta parte se habla de Content Curation o la “curación de contenidos” (vale, yo no soy experta en traducciones, pero esta no la veo😊).

¿Qué significa Content Curation?

La curación de contenidos o Content Curation es esa filtración, agrupación y selección de contenidos de calidad. Así es como surge la figura del Content Curator, es decir, del encargado de filtrar la información y seleccionar la que le interese según las diferentes circunstancias. Este Content Curator puede estar trabajando en exclusiva para una marca, una empresa o un plan de comunicación.

Y aquí llega mi parte favorita de la Content Curation, porque teniendo una selección de fuentes concretas fiables, conseguiremos obtener información de calidad, y lo que es más importante: ahorrar tiempo.

Ya en 2009, Rohit Bhargava publicó el Manifiesto del Contento Curator, con el que define a este profesional como el encargado de buscar, agrupar, organizar y compartir de forma continua el contenido, y el más relevante, de un tema específico online. Es decir, la persona que se encarga de separar el grano de la paja en Internet.

Herramientas para la Curación de Contenidos

Para llevar a cabo toda esta labor de Content Curation existen multitud de herramientas, algunas de ellas gratuitas y otras de pago. Estas herramientas permiten empezar a trabajar rápidamente sobre un tema y ahorrar tiempo, un bien escaso en estos días. Para ser selectivo hay que manejar múltiples enlaces, leer cientos de artículos, monitorizar unas cuantas palabras clave y tener controladas publicaciones de referencia según el tema en el que queramos trabajar.

Entre las herramientas que podemos encontrar en Internet para la Content Curation, Scoop.it es una de las que más opciones nos da. Con ella podemos crear un periódico online que recoge noticias recopiladas de diferentes fuentes que puedes elegir a la hora de configurar tu cuenta. Es un servicio ideal para seguir un tema concreto y que se puede utilizar tanto a nivel interno de una empresa como para compartir nuestras aficiones con nuestros amigos de las redes sociales.

En este mismo sentido, encontramos Feedly, donde se nos quedarán recopiladas noticias de diferentes fuentes. Podemos seleccionar y ordenar dependiendo el tema, pero además, la herramienta nos dará diferentes recomendaciones para seguir otras fuentes que nos pueden ser interesantes.

Pinterest tuvo su auge hace algunos años, y aunque como red social haya decaído, las opciones que nos ofrece para la curación de contenidos sigue funcionando igual que al principio.  Por lo que no deberíamos subestimarla.

Y para terminar, aunque no sea una herramienta de Content Curation como tal, Twitter también nos permite gestionar los contenidos, a través de las listas. Con estas listas podemos tener identificados autores y personas influyentes.

En resumen, para que la gran cantidad de información no te impida ver la verdad y no pierdas demasiado tiempo, echa un ojo a estas herramientas para la curación de contenidos.