Stefania Piras: “deberíamos dejar de exigir que la cultura sea gratis”

Desenvolvemos la cultura con CultboX

CultboX (@cultboxes) nace con la misma intención que Más de Cultura, conseguir que el amante de la cultura sea capaz de descubrir nuevo talentos y nuevas apuestas culturales en un formato accesible, barato y selectivo.

La apuesta de Stefanía Piras, tiene que ver con un recuerdo de su infancia en Italia. Esas bolsas sorpresa que le daban a los niños con juguetes y cuadernos para dibujar. Han cambiado al quiosquero por la gran herramienta que es Internet y los viandantes han pasado a ser suscriptores de su página web.

¿El precio? Menos de 30€ al mes por recibir en tu casa un obsequio original y creativo de las múltiples ramificaciones de la cultura. Véase arte, música, audiovisual… Sin embargo, ¡ojo! si te gusta la apuesta, al final de la entrevista te decimos cómo obtener un descuento exclusivo en la primera caja.

Las claves de este negocio digital, nos las explica su fundadora. Stefanía Piras sabe muy bien lo que es poner en marcha un proyecto independiente relacionado con la cultura y hacer entender al público, que la cultura, también tiene un precio.

Nos conocimos gestionando entrevistas de cine para radio y ahora lanzas un  nuevo proyecto ¿Qué cabe en una caja de cultura?

En una caja de cultura cabe literalmente de todo. Los límites de qué se puede o no se puede considerar cultura los establecemos nosotros mismos. Leer, escuchar música o ir a una exposición se pueden considerar como experiencias culturales al igual que viajar, comer o beber.

Dicho esto, CultboX no va a ser una caja literaria, ni una caja musical o gastronómica, sino un conjunto de experiencias culturales distintas. Cada mes los suscriptores encontrarán una propuesta editorial (descubriréis con el tiempo por qué no nos limitamos a la palabra “libro”), una ilustración de un artista emergente del panorama español o internacional, un artículo de diseño que cada mes será un descubrimiento de lo más original y alguna sorpresa más.

¿De dónde surge el proyecto?

La idea ha ido surgiendo poco a poco, como una semilla que estaba ahí esperándome en un rincón de la cabeza y que ha ido creciendo casi sin darme cuenta. Descubrí el mundo de las cajas sorpresas de casualidad por Internet y empecé a indagar, sencillamente porque no puedo resistirme a las sorpresas y quería ver si había alguna que encajaba con mis gustos. Vi que había cajas sorpresas de todo tipo: de gastronomía, novedades literarias, productos de belleza, artículos deportivos, ropa, etc. Y noté que no había ninguna caja sorpresa cultural como tal, donde todas las artes pudieran estar representadas.

“A la hora de seleccionar los contenidos nos fijaremos en tres cosas: ofrecer novedades, calidad y creatividad”

El momento “¡Eureka!” llegó después de tomar unos vinos con una amiga, mientras volvía a mi casa en metro. Al final del trayecto la idea ya había tomado forma, llegada a casa se lo conté a mi pareja que había desarrollado un proyecto similar pero relacionado con la gastronomía durante su MBA. Tardamos 10 minutos en decidir lanzarnos en esta aventura.

Ya hay proyectos parecidos que se basan en un “obsequio” para el suscriptor pero ¿Cuál es la peculiaridad de CultboX que lo hace interesante?

No queremos que CultboX sea solo una caja llena de regalos sorpresa para nuestros suscriptores, queremos que sea un nuevo medio de difusión cultural. Una nueva forma para descubrir y conocer las últimas propuestas del panorama cultural: literatura, arte, música, cine, diseño, artesanía, etc.

Queremos ofrecer a los suscriptores una experiencia cultural única y original, queremos que al abrir la caja se sorprendan, que se maravillen como los niños, que descubran autores y artistas desconocidos, que aprendan cosas nuevas y que las disfruten. ¿Cómo? En cada caja estarán todos los ingredientes necesarios para pasar unas entretenidas tardes culturales.

¿Incluiréis elementos de cultura española o también de otras partes del mundo?

Por supuesto, CultboX contendrá en su mayoría artículos de cultura española. Nuestra intención es promover el made in Spain y dar a conocer obras y demás productos de diseñadores, productores y artesanos de este país.

“el mayor desafío es conseguir que, en medio del bombardeo de información, tu propuesta no pase desapercibida”

De vez en cuando, haremos también ediciones especiales dedicadas a un país o una temática en concreto. Os puedo adelantar que habrá sin duda una caja dedicada a Italia (os traeré lo mejor de la oferta cultural independiente del Bel Paese) y también tenemos pensada una caja sorpresa dedicada enteramente a Wes Anderson para los más cinéfilos.

En nuestra revista, nos encontramos con que la cultura es muy amplia pero tiene también mucha gente que no ve con buenos ojos lo nuevo… ¿en cultura todo vale?

Hay personas a las que le cuesta más aceptar lo nuevo, los cambios y adaptarse a ellos. La cultura como bien dices es muy amplia y se puede encontrar de todo. A la hora de seleccionar los contenidos para CultboX nos fijaremos en tres cosas: ofrecer novedades, calidad y creatividad.

¿Cómo ayuda Internet a estas nuevas formas de comunicar proyectos?

Cuando tienes entre manos un proyecto de cultura independiente (sea tanto una película como una caja sorpresa) el mayor desafío es conseguir que, en medio del bombardeo de información al que estamos sometidos (gracias y por culpa de Internet), tu propuesta no pase desapercibida.

Y aquí entra en juego la parte buena de este gran invento que es Internet: la posibilidad de llegar a tu público objetivo sin grandes inversiones de dinero y ser visible para todas aquellas personas potencialmente interesadas en tu producto.

¿Sería posible CultboX sin redes sociales o Internet?

Creo que sería difícil, pero no imposible. En cierta manera, este nuevo modelo de negocio basado en cajas sorpresa por suscripción mensual me recuerda a las bolsitas sorpresa de cuando era pequeña.

No sé si en España era algo común, pero en los años ’80 en Italia en todos los quioscos vendían unas bolsitas sorpresa para los niños donde había todo tipo de juguetes y cuadernos para dibujar.

Eran un éxito porque eran muy baratas y cualquier familia se las podía permitir. Evidentemente, por aquel entonces la mayoría de la gente no tenía Internet ni sabía lo que era, pero todos, tanto los padres como los niños, sabían que las bolsitas sorpresas les esperaban en los quioscos cada domingo. El producto es muy parecido y funcionaba perfectamente sin redes sociales ni Internet.

“En el momento en que empezamos a quitarle valor a las cosas, también se lo quitamos a nuestro tiempo y a nuestro trabajo”

Y por eso te digo que un proyecto como CultboX podría llevarse a cabo incluso sin Internet, pero no nos privaremos de este gran invento para poder llegar a la mayor cantidad de gente posible y ofrecer un poco más de cultura en cada casita.

La pregunta del millón, ¿esto se financia solo con los suscriptores?

Esta es la idea, que CultboX pueda financiarse solo con sus suscriptores. No estamos en contra de la publicidad como tal, pero desde CultboX queremos promover la cultura independiente y tener esa misma libertad artística a la hora de seleccionar los contenidos y ofrecer a los suscriptores la mejor experiencia posible en favor de la originalidad y la calidad.

¿Qué debería ser para ti la cultura?

Creo que deberíamos volver a dar valor a la cultura y dejar de pensar y exigir que la cultura tenga que ser gratis. Accesible sí, por supuesto, pero gratis no.

En el momento en que empezamos a quitarle valor a las cosas, también le quitamos valor a nuestro tiempo y a nuestro propio trabajo, sea cual sea.

Creo que todavía nos queda mucho por aprender y que nos falta una suerte de “educación cultural”. Nos quejamos de que los libros son caros, ir al cine también es muy caro, pero en cambio no nos parece caro gastarnos lo mismo o más en salir de fiesta o en cigarrillos. ¿Por qué pasa eso? Porque nos falta la conciencia del trabajo que supone levantar un proyecto cultural, o del trabajo que hay detrás de un libro o una película, por ejemplo.

¿Más de cultura y menos de qué?

Más de cultura y menos postureo (como bien leo en vuestra web). Más de cultura y menos desinformación, menos sensacionalismo, menos televisión basura, menos violencia, menos racismo, menos miedo hacia lo desconocido.

Por ser suscriptor de Más de Cultura tienes un descuento en tu primera caja CultboX

Si ya eres suscriptor, permanece atento a nuestra próxima newsletter, el viernes te haremos entrega de un código de descuento exclusivo para que puedas disfrutar de la sorpresa de CultboX

Si todavía no eres uno de nuestros suscriptores, estás a tiempo. Únete a nuestra comunidad y podrás disfrutar de este y otros descuentos preparados para ti.

Me encargo de la distribución cinematográfica en Begin Again Films y de la comunicación en Arte GB. Estudié Periodismo porque quería algo que me permitiera aprender y compartir lo aprendido; y Comunicación Audiovisual porque el cine es una buena manera de ilustrar la vida. Hace unos años fundé el programa de radio sobre cine “16 Novenos” con el objetivo de unificar ambos campos. Leo mucho, escribo menos de lo que me gustaría y siempre estoy en búsqueda de nuevos retos. Necesito la creatividad casi tanto como un café por las mañanas y no concibo ni el trabajo sin esfuerzo, ni el lenguaje sin ironía.
By |2018-11-15T09:11:32+00:00 18 noviembre, 2018|1 Comment

One Comment

  1. Carmen 19 noviembre, 2018 at 10:36 am - Reply

    Me encanta el concepto. Los suscriptores de Cultbox son los nuevos mecenas 3.0 del arte.

Leave A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.