Imagínate un viaje en el tiempo. Poder teletransportarte a la Sevilla de la edad de oro. Caminar por las calles empedradas de la ciudad en el siglo XVI, conocer sus sonidos, oler la comida de sus mercados y observar a su gente. Gracias al estudio de realidad virtual La Frontera VR es posible.

La Frontera VR ha creado junto con El Cañonazo Transmedia Barro y Oro, una experiencia virtual para La Peste el mayor juego de realidad alternativa que se ha hecho de una serie en España. Se trata de una experiencia de realidad virtual en la que todos los sentidos están involucrados y que permite al espectador viajar en el tiempo.

En Barro y Oro, el usuario viaja al siglo XVI para infiltrarse en La Garduña y conseguir información desde dentro. Para ello, debe ganarse la confianza de esta mafia robando para ellos un salvoconducto para viajar al Nuevo Mundo. Dispone de dos mandos de control por movimiento que le permiten usar sus manos de manera muy similar a como lo haría en la vida real.

Además de la vista y el oído, Barro y Oro incluye el olfato para envolver al espectador en la atmósfera de la ficción: con un avanzado sistema sincrónico a la programación de la VR, el usuario experimentará los distintos olores y aromas que rodean a los personajes.

Barro y Oro se puede disfrutar en el apeadero del Ayuntamiento de Sevilla hasta el 1 de diciembre.

Cómo funciona la realidad virtual

realidad virtual, Un paseo por la Sevilla del siglo XVI de la mano de La Peste y La Frontera VR

La realidad virtual de La Frontera VR emplea la técnica de la fotogrametría, que digitaliza el mundo real para hacer una reproducción hiperrealista y fiel de dos de los escenarios de la serie. Walter Alabarcez, director creativo de La Frontera VR, explica que “las localizaciones son reales, y se pueden apreciar todas las texturas, por eso se eligió esta técnica”.  El jugador puede moverse libremente por el escenario e interactuar con los objetos que están a su disposición para conseguir su objetivo.

Se incluye el olfato como un sentido más para envolver al espectador en la atmósfera de la ficción: con un avanzado sistema sincrónico a la programación de la VR, el usuario experimentará los distintos olores y aromas que rodean a los personajes. Es una inmersión completa y gamificada en una trama paralela a la serie que incluye al usuario en un capítulo concreto de La Peste, siendo testigo de una secuencia inédita de dicho episodio.

En Más de Cultura ya os hablamos de cómo la realidad virtual se implanta en la literatura y ahora se hace hueco en el mundo de las series. ¿Qué será lo siguiente?