Al inicio del proceso de compra y sin saturar al comprador. Es la parte del proceso en el que basa su actividad el inbound marketing. Una metodología que está cada vez más de moda y que combina técnicas de marketing y publicidad no intrusivas.

El objetivo es acompañar al consumidor desde el principio de su proceso de compra hasta la venta final, todo con la intención final de fidelizarle.

Una técnica que tiene su origen en HubSpot, un desarrollador y comercializador de productos de software que ofrece una suite completa de herramientas de marketing, ventas y atención al cliente para empresas.

Los fundadores de esta compañía de software encontraron un éxito especial en el blog de uno de ellos (OnStartups). El interés en el portal estaba relacionado con la naturalidad de las explicaciones y la inclusión de las propias experiencias del autor y su pasión a la hora de compartirlas.

Con un dedicación mayor al blog, en 2005 el fundador comenzó a gestar su propia comunidad de seguidores y creo una interfaz que permitía tener acceso a todas las herramientas, como si se tratase de un solo programa. En paralelo, estaba creando el concepto de Inbound marketing, incluso ese mismo año publicaron el libro “Inbound Marketing: Get Found Using Google, Social Media and Blogs”

Tanto el nacimiento de los blogs como los foros, son entonces los primeros precursores de este tipo de marketing porque fueron los que comenzaron a democratizar la información y apartarla de las empresas para dejar una capacidad de elección mayor al usuario. Actualmente, las redes sociales y los comentarios hacen el resto.

¿Para que lo están utilizando entonces las empresas? La técnica funciona para ganar visitas en un sitio web, para crear una base de datos propia y con registros de calidad, para aumentar el alcance de los productos ofrecidos y para generar un branding o imagen de marca de mayor calidad.

Por lo tanto, el inbound marketing engloba el diseño de todas aquellas estrategias y acciones que forman parte de un acompañamiento del usuario en todo el proceso de compra desde el momento en el que es captado hasta que convierte la visita en una venta.

La clave, es similar a la utilización de los nanoinfluencers, ofrecer valor de una forma menos intrusiva a la de la publicidad tradicional. El consumidor no siente que el objetivo final es conseguir ventas y precisamente el inbound se centra en que sean los propios clientes los que se acerquen a ti.